Co-dormir, pros y contras de mantener a los bebés en la cama

Quien soy
Catherine Le Nevez
@catherinelenevez
Autor y referencias

Contenido

  • 1 ¿Qué tan extendido está el colecho?
  • 2 Ventajas de dormir juntos
  • 3 Peligros del colecho
  • 4 Co-dormir e intimidad con la pareja
  • 5 Las cunas para colecho
  • 6 Barandillas y colecho

La mayoría de vosotras lo habréis dicho al menos una vez en el embarazo, estamos seguras: “¿El recién nacido en letón? ¡Pero no si realmente habla! ¡Terminaríamos aplastándolo! ¿Y entonces qué pasa con nuestra intimidad? No hay duda en absoluto. Cada uno en su cama…”. Pero luego nace el bebé y, puesto las ganas de abrazarlo día y noche y de oler ese aroma embriagador, pone el cansancio devastador después de un día de tomas y pañales que te haría dormir hasta de pie, y he aquí que el cachorro de la casa termina hermosamente desparramada en el letón en medio de mamá y papá. En algunos casos, sin embargo, el colecho es una elección consciente de los padres y es una tendencia que va en aumento. Con sus pros y sus contras. Lo que ahora vemos.



¿Qué tan extendido está el colecho?

Según una investigación reciente, una de cada 2 parejas en el país declara practicar el colecho, el hábito de compartir la cama con sus hijos. En un caso de cada 5 esto se prolonga más allá de los 5 años del niño, con excepciones que llegan incluso a los 13 años. Al parecer, son los chicos los que más intentan acostarse con sus padres, mientras que las chicas son más independientes (obviamente estamos hablando sobre niños niños mayores).

Hasta hace poco el colecho era impensable porque no formaba parte de nuestra mentalidad. Y todavía hay muchas parejas que piensan que los niños deberían hacerse autónomos pronto. Como se ha dicho, en ocasiones el colecho se practica de forma consciente por parte de los padres: muchos se sienten más seguros teniendo al bebé siempre con ellos. 



Ventajas de dormir juntos

El colecho tiene una gran ventaja para las madres lactantes: basta con destapar los pechos en cualquier momento, dejar que el bebé chupe y volver a dormirse tranquilamente. Con un infante se siente cansancio y levantarse muchas veces por la noche no permite recuperar la energía necesaria para afrontar el día siguiente (pensamos también en aquellas que vuelven al trabajo a los pocos meses de haber dado a luz).

Sin embargo, el colecho no solo es una opción cómoda para los padres, sino que algunas evidencias científicas señalan que tiene implicaciones importantes para el desarrollo de los recién nacidos. De hecho, no es del todo cierto que los pequeños que duermen en la cama sean inseguros cuando crezcan o que difícilmente alcancen su independencia. Así lo afirma, por ejemplo, una investigación realizada por la Universidad de Stony Brook en Nueva York que monitoreó a casi mil parejas que practicaban el colecho. Una vez que crecieron, estos niños no tuvieron ninguna "incomodidad particular en ningún aspecto de su vida".

Las ventajas también son otras. El olor de los padres cercanos es un agente calmante muy poderoso para los recién nacidos, especialmente en las primeras semanas después del nacimiento. A menudo, de hecho, se les propone un objeto o un muñeco (ver AQUÍ) que la madre lleva consigo durante el embarazo para impregnarlo de su propio olor y no hacer que el bebé se sienta solo en su cuna. Pero si se acuesta contigo, el problema está resuelto. Cuando son muy pequeños, los recién nacidos necesitan el contacto con la madre (el llamado unión), no es un capricho y ni siquiera un vicio, como te habrás oído decir. Es verdaderamente una necesidad.


Peligros de dormir juntos

En cambio, veamos las desventajas de dormir juntos. El primero está relacionado con la llamada "muerte de cuna". De hecho, parece que dormir con los padres puede ser una de las causas que contribuyen al SMSL (hablamos de ello AQUÍ). Por lo tanto, es importante que incluso los bebés letones duerman boca abajo (factor protector), especialmente después de la alimentación. Además, constituyen un riesgo adicional los padres fumadores o los obesos, la presencia de muchas almohadas y mantas pesadas en la cama o un colchón poco firme. Presta atención a todos estos aspectos si tienes pensado dormir con tu hijo o si ya lo haces.


Si, por el contrario, piensas en el miedo a aplastar al bebé mientras duerme, debes saber que es muy difícil que esto suceda: inmediatamente después del nacimiento, el sueño se vuelve fisiológicamente más ligero y puedes percibir inmediatamente cualquier ruido o movimiento en particular. Por otro lado, sin embargo, esto podría significar que, con la ansiedad del niño en la cama, tu sueño puede no ser reparador, pero esto es un hecho completamente subjetivo.

Co-dormir e intimidad Con compañero

Y luego está la cuestión de la intimidad con la pareja. La elección del colecho debe ser necesariamente compartida, no impuesta por uno de los dos. Y hay que hacerlo con conciencia. Es inevitable que un hijo en medio de la pareja pueda de alguna manera mermar las oportunidades de estar juntos un rato, de intercambiar afectos, claro, pero también solo de hablar un poco después de un día en el que nos hemos visto poco. Sin embargo, un problema relativo que puede resolverse buscando soluciones alternativas.


Las cunas para colecho

Hoy, sin embargo, existe un término medio interesante entre el bebé en letón y la cuna sola. Estas son las camas que tienen tres lados en lugar de cuatro y que se pueden unir a tu cama. Son cómodas porque te permiten estar muy cerca del bebé y poder darle el pecho fácilmente o consolarlo en caso de llanto. Todo esto garantiza una mayor intimidad con tu pareja, más seguridad con respecto al SMSL, pero al mismo tiempo es una idea que no hace que al niño le falte el contacto y la atención que necesita. Echa un vistazo AQUÍ.

Barandillas y colecho

Otra alternativa para no tenerlo justo en el centro de la cama, sino lateralmente, es el formado por los laterales que encajan debajo del colchón (puedes encontrar un ejemplo AQUÍ). También son muy prácticos a la hora de viajar porque cuando están cerrados no ocupan mucho espacio en el maletero del coche. Además, se pueden usar más tarde cuando los bebés duerman en su propia cama para evitar que se caigan.


Texto actualizado el 7 de octubre de 2022

Audio vídeo Co-dormir, pros y contras de mantener a los bebés en la cama
Añade un comentario de Co-dormir, pros y contras de mantener a los bebés en la cama
¡Comentario enviado con éxito! Lo revisaremos en las próximas horas.