Cómo gestionar la llegada del segundo hijo. El consejo de una madre

Quien soy
Catherine Le Nevez
@catherinelenevez
Autor y referencias
Fuente: iStock

Cómo gestionar la llegada del segundo hijo

Estamos embarazadas de un hermanito o una hermanita y, aunque fue una elección bien pensada, a veces entramos en pánico y nos preguntamos ¿cómo gestionar la llegada del segundo hijo? Aquí hay algunos consejos para no volverse loco y no entrar en pánico.





  • El embarazo es un mundo en sí mismo

Lo primero que hay que tener en cuenta es que estamos embarazadas, por tanto fisiológicamente rotas y llenas de pequeñas y grandes dolencias que presumiblemente cesarán tras el parto. Ahora mismo es normal ver todo más negro de lo que es, pero ten en cuenta que un par de meses después del nacimiento estaremos mucho más en forma y con más energía.

  • Nadie reclama milagros

Manejar a dos niños pequeños es en gran medida una cuestión de organización que, inevitablemente, tendremos que madurar con el tiempo. Al principio será un caos: el primogénito estará confundido, celoso, probablemente más caprichoso y/o más vivaz, el pequeño necesitado de tranquilidad como todos los recién nacidos, y estas dos necesidades diametralmente opuestas chocarán… también porque ambos tendrán una enorme necesidad de nosotros. Respiremos hondo y no esperemos que todo sea perfecto de inmediato. Tenemos que entrar en ritmo y encauzarnos en una rutina que poco a poco nos permita hacer todo, y respirar un poco de vez en cuando.

10 FOTOS

10 cosas que debes saber antes de tener un segundo hijo

¿Estás en el proceso de intentar tener un segundo bebé? Aquí hay diez cosas que debe saber



  • Razonamos por prioridad

Si el suelo de tu casa se ha convertido en una especie de vertedero, pues hagamos como que no lo vemos, o pidamos ayuda a alguien. Aceptamos el hecho de que no podremos hacer todo lo que hacíamos antes: ¡ahora hay un recién nacido en la casa! Una criatura que absorbe mucho tiempo, esfuerzo, energía mental y física. La ansiedad del perfeccionismo necesariamente debe mantenerse a raya, o corremos el riesgo de estallar.



  • El momento es único

Es un momento único en términos de caos y desorganización, pero también de belleza, de emoción. Parece una paradoja quizás, pero ¿has pensado alguna vez en tener que disfrutarlo? Después de los días en el hospital por fin estás en casa con tus dos joyas, un niño pequeño y un recién nacido que ve el mundo por primera vez. No tengas miedo de pasar horas y horas en el sofá con ellos dos: un día pensarás que eran muy pocos de todos modos.

Lee también: Lo que debes saber sobre la llegada del segundo hijo
  • Padre

¿Y papá? Sí, ¿ese señor que viene todas las tardes y constituye un enorme peso adicional, con sus camisas por planchar y su costumbre de sumar desorden sobre desorden? Ese sería el padre de nuestros hijos. Y en nuestros días caóticos a veces se vuelve transparente: llega a casa y dejamos caer al bebé en sus brazos, insultándolo si finge ducharse. Necesitamos su ayuda, pero hay una manera y una forma de pedirla: y hacer cosas juntos nos ayudará a asentarnos cada vez mejor en nuestra nueva y maravillosa situación familiar.

  • El otro

Todos tenemos una amiga que, dos semanas después de dar a luz, se presentó perfectamente vestida y maquillada para una hora feliz, luego pasó toda la noche divirtiéndose y charlando. Está bien, olvidémoslo. Literalmente. No competimos con nadie, y es perfectamente inútil, además de contraproducente, pisarle la mano y asumir compromisos que actualmente están fuera de nuestras fuerzas. Otros entenderán, los verdaderos amigos se quedarán, otros paciencia. ¿Te lleva seis meses recuperar las ganas de aguantar un pintalabios? Bueno, no es exactamente un crimen contra la humanidad.
 

  • Preguntar

Ha dado a luz a un niño, por lo que tiene el derecho sacrosanto de sentarse, concentrarse en lo que necesita en este momento y pedirlo. Puede ser salir a comer una vez a la semana, o delegar en tu marido o en otra persona una determinada tarea del hogar (limpiar, hacer la compra, lavar la ropa…) o una tarde de vez en cuando solo para ti. Si expresas tu necesidad con claridad y sin ningún tono polémico o victimista, te sorprenderá la disposición de las personas que te quieren a echarte una mano.

Audio vídeo Cómo gestionar la llegada del segundo hijo. El consejo de una madre
Añade un comentario de Cómo gestionar la llegada del segundo hijo. El consejo de una madre
¡Comentario enviado con éxito! Lo revisaremos en las próximas horas.