Cuando puedes amar a tus "hijastros"

relación madrastra hijastro

La familia reconstituida ahora se ha hecho realidad y desde hace varios años los integrantes de los nuevos núcleos ya han vivido una experiencia previa de separación. El elemento más importante es siempre el vínculo. Entre padres e hijos en primera cama, entre padres e hijos en segunda cama, entre hermanastros.



La nueva constitución destaca una separación definitiva entre los padres y deja clara la imposibilidad de volver a estar juntos en pareja, que muchos niños esperanzados sueñan con que suceda. Las nuevas relaciones, por lo tanto, reemplazan e integran los viejos lazos de diferentes maneras y, a menudo, algunos emergen conflicto que pueden aparecer manifiestas o latentes. 



Entre estos, la posibilidad o no de tener sentimientos de apego hacia los hijos del matrimonio anterior de la pareja así como amor por los propios. Ahí conciencia de no ser capaz o sensible hacia los hijastros hace que muchos padres se sientan insatisfechos con las relaciones reconstituidas, planteándose diversas dudas sobre la voluntad o motivación real para educar constantemente y satisfacer las demandas de crecimiento de los hijos o de los hijos nacidos en la unión anterior.



Lea también: Separación de los padres, cómo evitar traumas en el niño

En muchos casos es posible, sin embargo, que se establezca un vínculo de paternidad aun en ausencia de elementos de consanguinidad y reglas que institucionalicen esta relación. De hecho, mientras que en las familias nuclearesi el componente biológico condiciona la afectividad, en el reconstituido el vínculo es exclusivamente afectivo. Un padrastro se convierte en un punto de referencia para los niños en desarrollo, especialmente cuando vive junto al padre con custodia.



Socialmente hay un pedido muy específico a quienes se identifican en el rol de "madrastra" y "padrastro" - un poco como nos enseñan los cuentos de hadas desde pequeños - es decir, que tener o poder "tolerar" la presencia y educación de "hijastros" más allá de las reticencias inconscientes que todo el mundo tiene. De hecho, si esto no sucediera, la mujer o el hombre serían acusados ​​de falta de instinto parental y de capacidad educativa: parece, sin embargo, que en la base de estos estereotipos culturales hay predominantemente un'intransigencia hacia un vínculo reconstituido experimentado como un "ataque" a la vieja "monogamia".

Pero, ¿cómo gestionar la relación con los hijos que no son propios?

Las diferencias sustanciales en las relaciones entre padres e hijos biológicos y padrastros e hijos no biológicos están relacionadas con la elección mutua, libertad de relación y reconocimiento. En el primer caso, la elección no remite sustancialmente a la persona en cuanto a la voluntad de establecer una relación de intercambio afectivo.

A diferencia del vínculo genético, en el que el "forzamiento" del nacimiento implica necesariamente la aceptación mutua (con pros y contras), los padrastros se convierten en "educadores" sólo como resultado de una motivación efectiva para este intercambio, sin imposiciones ni necesidades. A menudo y de buena gana, de hecho, los lazos forzados conducen a fracasos precisamente porque no hay elección específica sino una obligación.

El otro aspecto relevante se refiere a la libertad de la relación ya que, en caso de que se rompa el vínculo entre los cónyuges, la posibilidad de que los hijos mantengan el vínculo con la nueva pareja, está guiada por una motivación más profunda y perdura en el tiempo. incluso cuando la relación ya no existe.


Más información sobre Mi Separado 

¿Y cómo hacer esto posible?

Il reconocimiento de la importancia de cada componente individual dentro del nuevo núcleo es esencial para el éxito. Establecer una relación de confidenza y complicidad ayuda a que el vínculo se desarrolle de una manera más profunda y realista. Apertura al otro a través de la expresión de los propios sentimientos y perplejidades, hace más real la comunicación.

Lea también: Familias extensas: ¿cómo conciliar madres y madrastras?

El vínculo entre adulto-niño o adulto-niño es así reconocido y aceptado porque se vive en su verdadera esencia: se quiere, se desea, se siente y se busca como si se adoptaran mutuamente. Por lo tanto, el afecto se convierte en una consecuencia inevitable.

Añade un comentario de Cuando puedes amar a tus "hijastros"
¡Comentario enviado con éxito! Lo revisaremos en las próximas horas.