Depresión posparto: síntomas, duración, remedios y prevención

Quien soy
Catherine Le Nevez
@catherinelenevez
Autor y referencias

Depresión post-parto

Después del nacimiento de un hijo, es posible que una mujer no se sienta tan feliz como pensó que era o como le hicieron creer que sería. Por el contrario, puede sentirse mal, inadecuada en su nuevo rol, triste sin razón, irritable y puede estar sufriendo de depresión posparto.; una enfermedad cada vez más extendida, pero subestimada por muchos. 





¿Qué es?

Si de depresión después del parto aún se habla poco y mucho menos cuando se empiezan a tener posibles trastornos en el embarazo. Nuestra sociedad requiere que veamos los cambios físicos y emocionales de la espera solo de manera positiva. ¿Cuántas veces, por ejemplo, escondes las molestias de un embarazo difícil -quizás por náuseas u otros problemas- diciendo que todo está bien? Incluso en los cursos prenatales casi nunca se menciona. Esto es lo que escribí porque, como siempre he argumentado, hay que hablar, y sobre todo no avergonzarse de entender como lidiar con la depresión despues del parto.



Miras las redes sociales y ves fotos de madres posando con su barriguita en crecimiento. A continuación, el pie de foto de la imagen dice: “No puedo esperar a que estés aquí, eres mi mayor amor”. Te emocionas, pones un "me gusta" y luego miras hacia abajo: tú también estás esperando un hijo. Te encuentras sonriendo, imaginando cómo será. No tienes idea, te gusta abandonarte a tus pensamientos: ¿será rubio o moreno? ¿Tendrá pelo? ¿A quién se parecerá la forma de la nariz? Mientras tanto, el tiempo pasa, tu barriga se vuelve más y más redonda. Te enteras de libros y manuales de puericultura: intentas encontrar la mayor información posible sobre el sueño, sobre los cólicos, sobre la relación con el recién nacido porque aunque no puedas saber cómo será, quieres tener un mínimo de preparación

Continúas con tu vida anterior, trabajas, ves amigos, vas a cenar, sales con tu pareja y discutes qué trío y cuna son mejores para sus primeros sueños en casa. Te gusta tener toda la atención para ti: todos te miran, te sonríen, incluso te dan su asiento en el tranvía, cosa que nunca antes hacían. Tu familia te trata como una diosa: no tienes que esforzarte, no tienes que cansarte, tienes que descansar. Y eres feliz, te gustaría que esta felicidad nunca terminara. Que siempre te trataron así, que nunca se te fue la barriga. Te alegras cuando escuchas patear al bebé, te preocupas si tal vez no lo sientes por algún tiempo, vas ansiosa a hacerte las ecografías.

Depresión posparto ¿cuándo llega?

A veces, cuando hablas con tu madre, piensas en tu relación con ella. Es posible que nunca haya tenido uno particularmente atractivo, pero no lo ha notado hasta ahora. ¿Qué tipo de mamá seré? Te hace pensar. Una cosa es cierta: intentarás no parecerte a ella, porque parecerse demasiado a ella no es bueno de todos modos. Tú eres tú. Pero nunca antes te das cuenta de que todavía te sientes hija: te gustaría que te mimen de nuevo, te tranquilicen, te gustarían las buenas palabras, te gustaría que te protegieran como cuando tenías miedo. Y ahora tienes tanto miedo. Aunque no tienes que mostrarlo.



Todo el mundo espera que sepas qué hacer: tu esposo, futuros abuelos, tus amigos. No tienen la menor duda sobre tu camino como padre. Si todo el mundo tiene hijos, no será tan difícil. De repente te das cuenta de que ya no estarás solo. Por un lado te sientes satisfecho, pero por otro no sabes si te gustará. No sabes si realmente estarás preparado para cuidar de otra vida en todos los aspectos; despertarse por la noche, dormirse, renunciar -al menos en los primeros días- a un pedacito de ti para dárselo a tu bebé. Sin embargo, cuando estos pensamientos te llegan, los ahuyentas como moscas: ser madre es natural, es lo más hermoso de la vida, el amor por tu bebé será absoluto, si algo no puedes hacer ahí está la maternidad. instinto.

¿Y si no tengo instinto maternal? No, todos lo tienen, es imposible”. "¿Qué pasa si no puedo amamantar?" “Imagínese, no será tan complicado

Sin embargo, a veces, a pesar de esa alegría, escuchas una especie de ruido de fondo que tratas de ignorar, que siempre está ahí y que te hace pensar en la cuestión de las preguntas: "¿Seré capaz de ser madre?". Inmediatamente respondes un "pero seguro" y para no subirle el volumen a ese ruido, llenas tu día de cosas que hacer: compras para el feto, mamelucos, clase de yoga prenatal, curso acuático. Y por qué no también la ecografía 3 y 4D: así puedes ver al bebé, pero en realidad no lo ves. Está ahí en tu vientre, tan perfecto, pero sigue siendo una idea. Y mientras sea una idea puedes estar tranquilo.

En algún momento de su viaje por el embarazo, asistirá a una clase prenatal. La matrona será buena, simpática, es la primera vez que ves una en tu vida. Con otras madres te gustaría intentar ir más allá de un “estoy en la semana 34, tengo las piernas hinchadas y siempre con ganas de orinar”. Todo el mundo parece saber qué hacer, cómo comportarse, todos están en el séptimo cielo. Tú también lo eres, por el amor de Dios, aunque te gustaría hablar de tus dudas, no solo relacionado con el parto, sino también con la relación con tu hijo. En su lugar, le informan sobre los cambios de pañales, el cuidado del bebé y la lactancia (que generalmente se da por sentado). También te traen una muñeca para practicar. Así que es cierto que cuando estás a punto de ser madre vuelves también como niño.

Todo es hermoso, hermoso, pintado de rosa. Sin embargo, también habrá algunas desventajas. Habrá momentos en los que no puedas más, en los que quieras salir solo, en los que quieras ducharte sin que nadie llore. O puede pasar que no estés bien. Quizás para no tener un después traumático, alguien tendría que cuidar el antes. ¿Y cómo haces si tú misma, cuando tratas de escucharte, tienes un terror indecible de que te pueda pasar que eres una de esas madres que no quieren a su propio hijo?

Síntomas de la depresión posparto

En primer lugar, no te preocupes: si estás esperando un bebé y no te reconoces en el estereotipo de la mujer embarazada que vive “en estado de gracia”, no te equivocas.

  • Tendrás sentimientos ambivalentes, especialmente relacionado con la ansiedad de no saber qué te depara el futuro o cómo será cuidar a un hijo.
  • Tal vez incluso una predisposición de carácter puede exponerte a una aumento del estado de agitación. Si tienes algún caso de depresión en tu familia o la has padecido en el pasado, puede ser que esto también afecte a tu relación con el feto.
  • O si tienes una situación económica precaria, si el padre de tu hijo no está presente o eres muy joven y esto puede convertirse en un motivo de preocupación tanto como para no dormir por las noches o por el contrario dormir siempre porque no quieres pensar, no tienes por qué sentirte diferente o desagradecida con quien no puede tener hijos mientras estás embarazada.

Entre los síntomas físicos y psicológicos más evidentes:

  • casi siempre sintiéndose agitado, triste
  • ganas de llorar a menudo
  • no tengo energía
  • dificultad para respirar, taquicardia
  • pérdida de apetito y pérdida de peso
  • comer en exceso
  • preocupación constante por el niño sobre cualquier cosa
  • desinterés por el recién nacido
  • sentimientos de culpa
  • miedo a lastimar al bebe
  • resiste
  • pérdida de interés en todos y todo

Si todo esto te pasara a ti, no serías menos madre, no serías un monstruo, solo necesitas ayuda para descubrir qué está pasando. No tienes que ignorarlo. La maternidad es uno de los eventos más trastornantes en la vida de una mujer, trae consigo un torbellino de emociones, ¿por qué negarlo? ¿Por qué no se permite decirse a sí mismo que aunque a veces no le guste su hijo, aún lo amará? Las relaciones amorosas -las más profundas y verdaderas- se componen precisamente de ambivalencia. No está claro por qué sólo el de madre e hijo debe ser de amor absoluto, sin sombras ni incertidumbres. Tomaría tan poco. Bastaría con preguntarte aunque sea de forma anónima con un cuestionario cómo estás viviendo tu embarazo. Si tiene ansiedad, insomnio, si tiene pensamientos negativos sobre usted o el bebé.

Depresión posparto después de un año.

La depresión posparto puede aparecer poco después del nacimiento del bebé o aparecen incluso después de un año. Según algunos estudios, los síntomas pueden durar hasta dos años de la vida del niño. Siempre es necesario evaluar la situación con su médico para diagnosticar el problema e iniciar la terapia adecuada.

Es una enfermedad cuya manifestación es independiente del orden de nacimiento del niño: no es seguro que una madre que no la ha padecido tras el nacimiento de su primer hijo no pueda padecerla tras el nacimiento de otros hijos. 

Cómo lidiar con la depresión posparto 

  • tal vez podrías tener una entrevista con el psicólogo antes de dar a luz para contarle un poco sobre ti y lo que te preocupa. A menudo no es el futuro lo que preocupa, sino el pasado, aunque no te des cuenta. Si has tenido una familia demasiado presente que te ha impedido vivir como querías, si no tienes mucha confianza en ti mismo o si tu pareja en realidad no está muy presente y no te apoya tanto. Quizás lloras mucho y no es por las hormonas. Todo el mundo señales los síntomas considerar, sin sentirme culpable. Solo tenga en cuenta que ese ruido de fondo debe escucharse y no ignorarse.
  • Al curso de acompañamiento al parto - eso es precisamente deben acompañar en todos los aspectos, incluso en la adversidad - también deben hablar de lo que no quieres escuchar. Pero nadie parece tomar en consideración que algo podría pasar. Las reuniones con psicólogos son opcionales, o en una lección donde nadie tendrá el coraje de abrirse a extraños. Tú mismo no tendrías el coraje de hacerlo, pero al reflexionar sabes que no hay nada de malo en ello. Pero, ¿cuánto saben las matronas y los ginecólogos sobre el después? Es por eso que los cursos prenatales deben comenzar mucho antes del final del embarazo, pero alrededor del 4º mes, cuando comienzas a sentir los movimientos del bebé. De esta forma, podrás compartir más intensamente todas las emociones que vas atravesando en el camino. Ayudaría a las madres a estar informadas sobre lo que les sucederá y así podrían sentirse más acogidas, protegidas y escuchadas. Sin embargo, nunca parece haber tiempo.
  • Afortunadamente, hay ejemplos virtuosos: algunos hospitales trabajan para identificar a quienes están en dificultad antes de dar a luz, capacitando a los trabajadores de la salud y luego interviniendo a las mujeres. Y luego, asociaciones como el Oasi delle Mamme di Pesaro, que se ocupan de las futuras madres ofreciendo cursos prenatales "alternativos" que también abordan laaspectos emocionales y psicológicos del embarazo. Son ejemplos virtuosos, tanto que hay que nombrarlos como excelencias. Y, sin embargo, podría ser así en todas partes, la excepción podría convertirse en la regla. 
  • La maternidad hay que educarla enseguida, desde el momento en que aparecen esos dos guiones en el prueba. Porque incluso vivir los tres primeros meses con el terror de que algo pueda salir mal no es pan comido. Deberían darte la bienvenida y darte tiempo. Desafortunadamente, no siempre es posible hacer esto en el hospital, especialmente en los grandes centros de maternidad. Entonces uno podría recurrir a los consultores, pero incluso estos a veces son incapaces de administrar el trabajo, no por mala voluntad, simplemente porque no hay personal o no se encuentran los fondos para proyectos interesantes.
  • Hay que tener el coraje de decir lo que se considera lo indecible: se puede tener miedo, a veces casi terror, puede ser consciente de que cuando nazca el bebé puede que no haya alegría de inmediato y que el camino comience cuesta arriba. Pero no tienes que esconderte, no tienes que hacerlo mamá y sobre todo no te avergüences. Empieza a compartir si hay algo mal: en el curso de prenatal, con tu ginecólogo, con la matrona. No importa si no obtienes respuestas al principio, verás que a fuerza de hablarlo, el velo del silencio se desvanecerá.
  • Y sobre todo, dile a tu marido, a tu madre, a tus amigos: no estás sola, aunque a veces lo parezca. Porque convertirse en madre es un viaje maravilloso, lleno de incógnitas y cosas por aprender. Solo tú sabes cuál es la clave para vivir bien a tu bebé: no lo dudes. Y no duden incluso quienes siguen a la mujer durante el embarazo: el camino aún es largo, pero juntos el camino puede ser menos difícil.

Cómo lidiar con la depresión posparto

Estos son algunos de los consejos del Doctor sobre cómo lidiar con la depresión posparto:

  • Tomemos un tiempo para nosotros mismos, aunque sea solo 15 minutos al día. Podemos leer, dedicarnos a crear algo, bañarnos, meditar, en definitiva, dedicarnos a algo que nos dé placer y nos relaje.
  • Intentamos descansar. Aprovechamos los momentos en los que el pequeño duerme.
  • Hacemos actividad física. Basta con dar unas vueltas a la manzana: el aumento del metabolismo y el hecho de 'haber tomado un poco de aire' le traerán un bienestar psicofísico inmediato.
  • Vamos a relajarnos. Respiramos profundamente y recurrimos a imágenes relajantes, para encontrar un estado de calma y serenidad.
  • Aliméntate bien con la debida dieta posparto, prefiriendo frutas, cereales y verduras. Limitamos el uso de cafeína, alcohol y azúcares.
  • Llevamos un diario. Escribir sobre nuestros sentimientos y emociones puede ser una forma de “descargarnos”. Tan pronto como nos sintamos mejor podemos volver a leer el diario y anotar el progreso realizado.
  • Contentémonos con completar aunque sea una sola cosa en un día. Habrá días en los que no podremos hacer nada: les pasa a muchos padres primerizos.
  • Recordemos que es normal sentirse abrumado por tantos compromisos nuevos. Lleva tiempo adaptarse a los cambios que trae un niño.
  • Sobre todo, tratamos de mantener el vínculo con nuestro hijo. No es fácil cuando se está deprimido, pero es fundamental que un recién nacido pueda mantener un vínculo con su madre para un adecuado crecimiento físico y emocional.

Cómo mantener el vínculo con el recién nacido

Esto es lo que podemos hacer prácticamente para mantener este vínculo:

  1. Damos el pecho con frecuencia (cada 2-3 horas), recluyéndonos en un lugar tranquilo donde sabemos que no nos molestarán. Relajémonos, intentemos disfrutar del contacto con el bebé, mirándolo a los ojos. Lo mismo ocurre si nuestro bebé no es amamantado, sino con biberón, pero dejando pasar el tiempo necesario entre una toma y otra.
  2. Hagámoslo para que el niño pueda resto en un lugar tranquilo y aprovechemos para descansar con él también. El descanso es fundamental para los dos.
  3.  A menudo levantamos al bebé y le hablamos en voz baja. Cambiemos su pañal a menudo, asegurándonos de que no sienta demasiado calor o demasiado frío.
  4. Involucramos a la pareja, familiares y amigos en el cuidado del niño.
  5. Si ya tenemos un bebé, recuerda que puede sufrir por la cantidad de atención que se le da al recién llegado. Tomemos un tiempo para estar con cada uno de los niños. y mostrarnos a los dos nuestro cariño. Alentamos al niño mayor a cuidar o jugar con el recién nacido.
  6. No nos escondamos en la casa: Salir con nuestro bebé nos hará bien a los dos.
  7. Si nos sentimos solos, cansados, frustrados o enojados, por favor deje al bebé con alguien de confianza y tómese un tiempo para nosotros.. No nos sintamos culpables por ello. Solo si estamos tranquilos podremos transmitir bienestar y serenidad a nuestros hijos: por eso hacemos todo lo posible por hacernos bien a nosotros mismos.

Historias de depresión posparto

Hay quienes han logrado luchar contra el depresión post-parto, pero también hay mujeres que han sido víctimas de ello. Yo la sufrí ya 3 meses del nacimiento de mi hija Paola; Pedí ayuda y seguí un camino de renacimiento que me llevó a querer otro hijo. Tuve suerte. La depresión posparto fue en realidad una bendición, un diseño para hacerme más fuerte, tener más confianza en mí misma.  

Cómo prevenir la depresión posparto

Depresión post-parto se puede prevenir y debe tratarse inmediatamente en el primer inicio, para evitar que desemboque en una enfermedad, que es más difícil de combatir. Existen factores e indicadores de riesgo a identificar para poder intervenir a tiempo. si se encuentran los síntomas incluso durante el embarazo, es necesario asistir inmediatamente a la gestante con psicoterapia, asistencia y cuidados adecuados.

Baby blues y depresión posparto

la expresión inglesa baby blues literalmente significa niño triste, pero se usa para indicar el estado de ánimo de la madre. Es un trastorno fisiológico relacionado con producción de hormonas que surgen en la fase de normalización del organismo y lactancia. El cambio hormonal afecta el estado de ánimo de la nueva mamá que siente una sensación de insuficiencia, irritabilidad y una tristeza inexplicable. PARA a diferencia de la depresión posparto, que es un importante problema de salud pública, la melancolía posparto es un trastorno transitorio y de corta duración. Alcanza su punto máximo aproximadamente 4 días después del parto, pero luego desaparece a los pocos días o, en cualquier caso, a más tardar dos semanas después del parto.

Depresión posparto no tratada 

La depresión post-parto a menudo es subestimado, no aceptado o reconocido por las mujeres que lo padecen. Hay un velo de silencio, miedo y vergüenza al expresar los propios sentimientos y limitaciones. Pero la emoción que prevalece es un sentimiento de culpa que pesa mucho sobre la mujer, porque se siente inadecuada, equivocada, mala y juzgada por un ejército de madres perfectas. Por lo tanto, la actitud suele ser la de acercarse a un erizo, fingir que no ha pasado nada y esperar que el miedo, la tristeza, la ansiedad y las preocupaciones desaparezcan.

A menudo se olvida que el depresión posparto si no se trata y se trata a tiempo puede tener graves repercusiones no sólo en la psique de la madre, sino también en la vida de pareja y en el crecimiento y desarrollo del niño.

depresión posparto crónica

Generalmente, en la mayoría de los casos, la depresión posparto, si se reconoce y trata a tiempo, puede desaparecer lentamente. Pero según una investigación de la Universidad belga de Lovaina, un porcentaje variable de mujeres no logran vencer a este "monstruo" que cíclicamente regresará y se presentará en los períodos de mayor estrés y más allá.

Entonces puede convertirse en un trastorno crónico y ser la consolidación de un problema que ya existía en el pasado. Por eso es fundamental intervenir de inmediato y brindar una asistencia adecuada a las mujeres que solicitan ayuda y quieren salir de esta forma de depresión que contamina el vínculo entre la nueva madre y el niño.

Duración de la enfermedad

¿Cuánto dura la depresión posparto? No existe una respuesta única a esta pregunta, ya que puede variar y depende de varios factores y de la gravedad del cuadro clínico. En la mayoría de los casos el episodios depresivos más leves tener uno duración no es que pueda pasar de unas semanas a unos meses. Tiempo estados depresivos más severos o crónicos pueden durar de un año a varios años.

Depresión posparto y trabajo.

Si una mamá trabaja y sufre de depresión post-parto, Cuáles son los suyos Derechos? Si la enfermedad se diagnostica durante el período de baja obligatoria del trabajo, nada cambia, ya que las enfermedades en este período no se cuentan por separado y no se extienden los términos de los 5 meses. Si, por el contrario, la madre enferma durante el período facultativo de maternidad, puede solicitar la suspensión del uso del permiso parental y solicitar la prestación por enfermedad. Esta elección debe ser comunicada al empleador a través de un certificado médico. El trabajador está obligado a respetar los horarios de disponibilidad de las visitas fiscales.

depresión posparto en hombres

también el hombre no está excluido de una serie de trastornos psíquicos cuando se convierte en padre. Los síntomas pueden variar en cuanto a las mujeres: vómitos, calambres estomacales, pérdida de apetito, trastornos del sueño, dolores de cabeza, pero también ansiedad y depresión. Varios estudios han demostrado que los hombres también tienen una implicación emocional durante la gestación que se inspira en síndrome de couvade. Y como en el caso de las mamás primerizas, también para los papás primerizos es importante intervenir inmediatamente para obtener el apoyo y la asistencia necesarios para que puedas superar tu enfermedad y disfrutar de la paternidad.  


Audio vídeo Depresión posparto: síntomas, duración, remedios y prevención
Añade un comentario de Depresión posparto: síntomas, duración, remedios y prevención
¡Comentario enviado con éxito! Lo revisaremos en las próximas horas.