En contacto con el bebé

Quien soy
Marie-Ange Demory
@marie-angedemory
Autor y referencias

Aptonomia y Rebirthing

Existen métodos que permiten a la futura madre ponerse en contacto con el bebé que ella lleva en su vientre y enviarle mensajes positivos usando solo caricias o respiraciones? Sí, estos métodos, aún poco conocidos entre madres y campesinos, son conocidos como aptonomia y renacimiento.



El bebé en el vientre ya tiene la base de su carácter y del individuo que será. Cuando estos elementos nazcan ya estarán parcialmente bien definidos pero sólo a medida que crezcan se irán afinando, sobre todo en función de las características y condiciones en las que el niño crecerá y se educará. Esto también se aplica a la relaciones emocionales: el vínculo entre madre e hijo nace y aumenta inmediatamente después del nacimiento, pero existen algunos métodos para fortalecer la relación madre-hijo desde antes del nacimiento y que ahora también permiten la papá introducirse en la pareja madre-bebé, permitiéndoles vivir el embarazo y el parto no como extraños.



Estas técnicas se conocen como aptonomia e renacimiento y permitirte crear un intenso y profundo vínculo emocional con el feto en el útero a través del tacto y la respiración. En algunos casos, se organizan cursos especiales de preparación para el parto en la consejería municipal o en los hospitales de la ciudad, que también incluyen el aprendizaje de estas técnicas.

el término aptonomia literalmente significa tocar la ciencia y permite que mamá y papá, a partir del quinto mes de gestación o cuando se empiezan a sentir los movimientos del bebé, se pongan en contacto con el bebé a través de masajes especiales. De esta manera es posible enviarle mensajes de amor y bienestar, sentando las bases de esa relación que al nacer solo puede ser simbiótica. Esta disciplina es bastante reciente: nació en Holanda en los años setenta y luego se extendió y desarrolló en Francia; en el país es aún parcialmente desconocido y por lo tanto poco explotado.

Para ponerse en contacto con el bebé, la madre primero tendrá que aprender ea relajarse y retirarse del mundo exterior; por lo tanto, tendrá que labrarse momentos solo para él y el pequeño.

Lea también: Lo que siente el bebé en el vientre de la madre

¿Cómo, dónde, cuándo?

En cualquier momento siempre que haya serenidad y tranquilidad. En el piso acostémonos boca arriba en una colchoneta o sobre una tapa y tratar de entender, a través de la palpación de la matriz, dónde está el fondo del útero, que en este momento se encuentra aproximadamente en correspondencia con el ombligo.



Tocando leve y delicadamente y comprobando también a través de las caderas hasta donde sentimos resistencia, podemos entender en qué posición se encuentra el bebé: si notamos cierta resistencia significa que estamos tocando los pies, la cabeza o las nalgas, mientras que si las manos no tener dificultad en reunirse significa que el bebé está en una posición longitudinal. Después de centrarnos en cómo está posicionado el bebé, imaginemos con los ojos cerrados que el aire que nos rodea es de un colore, nuestro favorito, inspiramos e imaginamos que este desciende desde el pecho hasta el abdomen para poder envolver todo el cuerpo de nuestro pequeño; luego, durante la exhalación, echamos el aire como si saliera directamente del ombligo "vaciando" el vientre hasta envolver al pequeño en un abrazo que parte directamente de las paredes del útero, que, desprovisto de aire, se adhiere al bebé.

Repitamos este ejercicio varias veces hasta que estemos completamente relajados y comencemos a implementar la aptitudonomía adecuada.

Mientras exhalamos, que es cuando sentimos que la barriga se desinfla, colocamos levemente los dedos sobre la barriga y buscamos los “límites” del bebé, tal como lo hicimos al principio para entender la posición; colocamos nuestras manos como si lo estuviéramos abrazando y mientras le enviamos las nuestras pensamientos de alegría y amor, movemos las manos como para mecerlo.

¡Hacemos una pausa de unos segundos y con asombro nos damos cuenta de que nuestro pequeño nos responde! ¡Sí, estamos en contacto con nuestro tesoro, que se hará sentir con patadas y movimientos, como para decirnos que lo sigamos meciendo y mimando!


Lee también: Un masaje para embarazadas

Cuando el embarazo ha llegado al tercer trimestre y la madre ya ha aprendido a ponerse en contacto con su bebé, se puede intentar involucrar al padre en este tierno abrazo amoroso que, ayudado por su madre, también aprenderá a "hablar" y comunicarse con el pequeño. Para ello, basta que el padre se siente detrás de su madre, abrazándola en un abrazo y que siga los movimientos y direcciones de la futura madre. Así el pequeño sentirá que el padre también quiere comunicarse con él.


Renacimiento

Otro método para ponerse en contacto con el bebé ya durante la gestación es el renacimiento, que literalmente significa rinascita, una técnica nacida en Estados Unidos en los años setenta y que se basa en un particular modo de respiración que no prevé interrupciones sino que continúa de forma continua y circular, utilizando siempre el mismo canal o nariz o boca.

Para poner en práctica esta técnica y aprender la disciplina, probablemente necesitarás la ayuda de un especialista que nos indique cómo proceder:

  1. acostémonos cómodamente en un ambiente tranquilo y apacible, de tal manera que podamos estar mentalmente relajados y relajados, y empecemos a respirar por la nariz o la boca, sin interrumpir;
  2. colocamos suavemente nuestras manos sobre el vientre y comenzamos a "buscar" a nuestro bebé, tratamos de mirarlo, dándole un rostro y una figura, y le hablamos, mostrándole nuestro amor y nuestras ganas de acogerlo y tenerlo entre nuestros brazos.
Lea también: El bebé siente la felicidad de la madre

Después de que hayamos aprendido la técnica, también podemos involucrar a nuestra pareja, para que sea consciente del papel paterno que jugará y para concretar la idea del niño que crece en el útero, que se realiza de otra manera, para la gran mayoría. de los hombres. , sólo después del nacimiento del bebé. Entonces, al dejar que la pareja se acueste detrás de nosotros y pedirle que nos ciñe el útero, comenzamos a respirar de manera sincronizada y armoniosa y nos comunicamos con el bebé transmitiéndole nuestros pensamientos.

Es suficiente repetir ambos esercizi una vez a la semana, durante aproximadamente quince minutos: haptonomía, a partir del quinto mes de gestación, y renacimiento, a partir del primer mes de gestación. 
 
 

Audio vídeo En contacto con el bebé
Añade un comentario de En contacto con el bebé
¡Comentario enviado con éxito! Lo revisaremos en las próximas horas.