Fertilidad: cómo cambia con la edad

Quien soy
Marie-Ange Demory
@marie-angedemory
Autor y referencias

Contenido

  • 1 Cómo afecta la fertilidad a hombres y mujeres 
  • 2 Porque, con la edad, las posibilidades de concepción disminuyen
  • 3 Fertilidad: lo que le sucede a los humanos
  • 4 ¿Cuáles son los riesgos del embarazo tardío?

Numerosos estudios científicos han puesto de manifiesto cómo la fertilidad está directamente relacionada con la edad de la pareja, y va disminuyendo con el paso del tiempo hasta detenerse por completo en la mujer y disminuir de forma significativa en el hombre. Aunque las posibilidades de concepción disminuyen con la edad, los procesos de disminución de la fertilidad son diferentes entre ambos sexos porque la reproducción se basa en mecanismos totalmente diferentes. Pero veamos por qué y cómo el tiempo afecta negativamente la vitalidad de los espermatozoides y la cantidad y calidad de los óvulos femeninos.



Cómo afecta la fertilidad a hombres y mujeres 

Tanto en hombres como en mujeres, la fertilidad se ve naturalmente afectada por los procesos de envejecimiento del organismo, en el sentido de que tiende a disminuir con el paso de los años hasta desaparecer. Los procesos que inician la fertilidad son diferentes en los dos sexos. En las mujeres, comienzan en los primeros años de la pubertad, o poco antes del inicio de la menarquia (la primera vez que ocurre la menstruación y luego terminan con la menopausia). En los hombres comienzan con el desarrollo de los caracteres sexuales y en consecuencia con la producción, por el aparato sexual, de espermatozoides. 

La edad de la menarquia varía de mujer a mujer, aunque el 95% de estas últimas tienen su primer ciclo menstrual entre los 11 y los 15 años. En los machos, sin embargo, la capacidad reproductiva generalmente comienza alrededor de los 12 años de edad. Si bien no detiene el envejecimiento (en el sentido de que la producción de espermatozoides continúa con normalidad incluso con el paso del tiempo), sí se ve afectado por la edad, pues va decreciendo lentamente y deteriorando su calidad, sobre todo a medida que se acerca la andropausia (alrededor de los 40/ 55 años). 



En la mujer, la edad juega un papel mucho más determinante en su fertilidad, precisamente porque cuanto más se acerca la menopausia más se reducen sus posibilidades de concepción, mientras que en el hombre nunca cesan aunque la fertilidad disminuya paulatinamente. La pérdida paulatina de la capacidad reproductiva es un elemento que no se debe subestimar, especialmente para aquellas mujeres que desean un bebé y se acercan a los cuarenta. Es necesario que sepan que la "ventana" de la fertilidad femenina es limitada, para hacer una elección consciente de la maternidad y evitar, cuando sea posible, posponer el momento.

En nuestro artículo anterior los consejos para aumentar la fertilidad.

Porque, con la edad, las posibilidades de concepción disminuyen

En el momento del parto, la mujer ya está dotada de un determinado número de ovocitos, que con el paso de los años se van desgastando, hasta acabarse por completo, sin posibilidad de regeneración. Desde un punto de vista biológico, por lo tanto, la edad en la que una mujer está en el pico de su fertilidad corresponde al rango entre veinte y treinta años, en el que tiene una probabilidad de concepción de alrededor del 25% cada mes. Este porcentaje va disminuyendo con el tiempo y, si a los 20 años es máximo, a partir de los 30 desciende al 20%. A partir de los 37 años la fecundidad sufre un notable descenso y a partir de ahí continúa reduciéndose drásticamente hasta desaparecer por completo con la llegada de la menopausia, cuya edad media es de 50 años, aunque existen formas precoces. 


A los 20, por tanto, una mujer perfectamente sana y sin problemas tiene una alta tasa de concepción: en el 96% de los casos puede quedar embarazada en el plazo de un año. Los porcentajes continúan disminuyendo más adelante con la edad: a los treinta años, una mujer todavía tiene una probabilidad bastante alta de concebir un hijo cada mes, y hasta el 91% de las mujeres pueden convertirse en madres dentro de los 4 años. Es un porcentaje muy alto, incluso si hay una segunda caída después de los 35 y después de los 37 años. El 64% de las mujeres mayores de 40 años podrían convertirse en madres dentro de los 4 años de intentos específicos. 


Sin embargo, es bueno tener en cuenta que hoy en día la medicina ha dado pasos realmente importantes en el sector de la procreación y, gracias a las técnicas de fecundación asistida, es posible intervenir para solucionar los problemas de fertilidad que muchas veces impiden a las parejas tener un hijo. Sin embargo, los datos anteriores son solo estadísticos, en el sentido de que la fertilidad de un hombre y una mujer cambia de un sujeto a otro.

Haga clic AQUÍ para saber qué hacer y qué evitar al buscar un bebé.

Fertilidad: lo que le sucede a los humanos

El reloj biológico del hombre está, como el de la mujer, destinado a cambiar con el tiempo, reduciendo en primer lugar el volumen del eyaculado y la movilidad de los espermatozoides, que disminuye en un porcentaje que va del 4 al 18%. El eyaculado, en cambio, se reduce del 3 al 22%, precisamente porque su volumen está directamente relacionado con el envejecimiento de las vesículas seminales. 


De estos datos se desprende que la edad masculina también tiene un peso decisivo en la capacidad reproductiva que, a partir de los 35 años, comienza a decaer progresivamente también en los hombres. 

En cuanto a la definición de una edad masculina avanzada exacta, los estudiosos no están de acuerdo, aunque creen que la fertilidad ya comienza a sufrir un descenso drástico a partir de los 50/55 años, pero algunos problemas se pueden encontrar ya a partir de los 40. Alteraciones biológicas en el líquido seminal dificultar la concepción, pero puede estar relacionado con un mayor riesgo de aborto espontáneo en el primer trimestre del embarazo (especialmente en parejas donde el hombre tiene más de 50 años y la mujer 35) y la posibilidad de un aumento de problemas gestacionales, como diabetes. 

También en este caso, por supuesto, estamos hablando de meras estadísticas, que ciertamente no deberían desalentar o impedir que los dos socios persigan su deseo paterno. No obstante, es recomendable, sobre todo si son mayores de 40 años, ser seguidas por su médico o un especialista, por si el niño no llega tras 6 meses de intentos (mujeres hasta 35 años pueden intentarlo hasta un año , con el fin de buscar atención médica en caso de falla prolongada más allá de este plazo).


¿Cuáles son los riesgos del embarazo tardío?

Hoy en día, cada vez más mujeres buscan un embarazo tardío y hay muchas razones, en primer lugar, el logro de la estabilidad económica. Además, no es raro que las mujeres busquen un hijo a los 40 solo porque han encontrado a la pareja ideal con la que compartir un proyecto de vida y un hijo tarde. 

Independientemente de los motivos que llevaron a una mujer a esperar antes de concebir, es bueno que sepa que la calidad de los ovocitos disminuye con los años y cuanto más se retrasa el embarazo, más aumenta el riesgo de que el feto tenga malformaciones genéticas, entre ellas en particular el síndrome de Down. 

Además, numerosos estudios científicos han puesto de manifiesto una posible correlación entre la edad del hombre y patologías psicológicas en el niño, como el autismo o el trastorno bipolar. Según un estudio realizado por investigadores suecos, los niños nacidos de un padre mayor de 45 años tienen más probabilidades de ser autistas. El riesgo aumenta 1,76 veces en comparación con un padre de 20 a 24 años. Los hombres mayores de 55 años, en cambio, tienen un porcentaje de riesgo 4 veces mayor. 

Son datos derivados de estadísticas relativamente recientes, pero que en ningún caso deben desaconsejarse. De hecho, la posibilidad de tener un hijo está ligada a muchos otros aspectos, psicológicos y físicos, y en la mayoría de los casos, para concebir de forma natural e independientemente de la edad, basta con buscar al hijo con serenidad, sin ansiedad, miedos y estrés. Pero sin olvidar nunca las buenas reglas, en primer lugar la ingesta de ácido fólico.

Audio vídeo Fertilidad: cómo cambia con la edad
Añade un comentario de Fertilidad: cómo cambia con la edad
¡Comentario enviado con éxito! Lo revisaremos en las próximas horas.