Frases para no decir a los niños

Quien soy
Marie-Ange Demory
@marie-angedemory
Autor y referencias
Fuente: Shutterstock

Frases a evitar con los niños

Las palabras siempre han tenido peso, una importancia fundamental para la vida civil en sociedad que, si no se dosifica con la debida atención, puede hacer mucho más daño que una bofetada.





La ira muchas veces nos lleva a usar términos y expresiones tan ofensivas hacia los demás, que parecen estar dictadas más por el momento que por la percepción real que tenemos de quienes nos rodean.

Cuando tenemos niños o adolescentes frente a nosotros, es nuestro trabajo prestar mucha atención a lo que decimos., y cómo lo decimos, a pesar de que tuvimos un día decididamente malo.

Frases que humillan y no se deben decir

Cada insulto, incluso lo que nos parece algo de poca importancia, incluso la más pequeña exclamación o exabrupto personal al referirse a un niño o adolescente puede marcar y dejar una huella.



Sabemos cuánto influye mucho nuestra forma de ser la educación de nuestros hijos. Ciudad de Assila nuestros estados de ánimo y nuestro estado de ánimo. De hecho, no siempre podemos aparecer sonrientes y felices ante sus ojos si hemos recibido una multa, una injusticia o una reprimenda en el lugar de trabajo. En resumen, fingir no es parte del rol de los padres.

Frases como "no eres capaz", "eres un incompetente", "no puedes hacer nada". Estos llevan al niño, pero también al adolescente (si está acostumbrado a escucharlos) a tener una percepción completamente equivocada de sí mismo. El no poder hacer algo genera automáticamente el abandono para realizar esa tarea en particular, y desencadena una autoconvicción real. Por el contrario, hay algunos niños y jóvenes que experimentan estos reproches como una especie de desafío a sus padres y basan su crecimiento en querer demostrar que pueden llevar a cabo esa tarea. Sin embargo, esto todavía genera una relación conflictiva basada en “te mostraré lo que soy capaz de hacer”, sin crear un vínculo profundo basado en la cooperación y la confianza por parte del adulto, dejando al niño libre para cometer errores, pero asegurando esa presencia fundamental capaz de intervenir si es necesario.

Frases tóxicas a evitar

Cualquier cosa que tenga que ver con insultos, palabrotas ciertamente debe ser considerado como "frases tóxicas". Las malas palabras, lo sabemos bien, son a veces palabras sin sentido que tienen el poder de reforzar un concepto. En sí mismo no tiene valor lingüístico, ¡así que bien podría prescindirse de él! En muchas familias son comunes y suelen pronunciarse en dirección a los niños. Además, deben considerarse nocivos frases que tienden a reprimir o bloquear emociones: "aunque llores no me importa", "pero ¿de qué tienes que tener miedo?" o "enojarse es inútil". Las emociones son un poco como nuestra tarjeta de identidad para presentarnos al mundo. Forman parte de nosotros desde que nacimos y nos han acompañado a lo largo de nuestra vida. Nos permiten convivir con los demás y gestionarnos de la mejor manera posible. Refrenar cualquier emoción en el niño lo lleva a no reconocer como fundamentales el miedo, la ira, pero también la alegría o la tristeza. Entendiendo, sin embargo, por qué reaccionó de esa manera, hay que ponernos en alerta y ayudarlo a ser capaz de manejar mejor todo tipo de emociones



Frases que los padres suelen decir a sus hijos sin pensar

Será el subidón de querer hacer mil cosas a la vez o porque siempre nos lleva algo que consideramos importante que muchas veces “decimos tonterías” con los niños!

Así es, así es, expresamos oraciones sin pensar. Por ejemplo, aquellas frases que cuestionan, en el niño, nuestro bien hacia él: "¡Sigue haciéndolo para que ya no te ame!". ¿Cómo puedes siquiera imaginar no amar a tu hijo? Parecería una bonita paradoja y sin embargo lo es, son muchos los padres que utilizan este tipo de frases. Como suele ocurrir con expresiones como "¡Pero quién me hizo tener hijos!". Para nosotros pueden ser modismos, frases lanzadas ahí sin pensar, pero para los que nos escuchan si se repiten varias veces pueden doler, y no poco. ¡Siempre recordamos que no son los niños los que deciden venir al mundo!

 

Lee también: Frases para no decirle a un niño

Los efectos de las frases tóxicas en los niños

¿Cuáles son los efectos de las frases tóxicas que caen en los niños? Definitivamente el baja autoestima. Ser juzgado como un holgazán, un incompetente, ridiculizado porque una tarea no ha sido completada genera baja autoestima en el sujeto y poca conciencia de uno mismo y de las propias capacidades.

Aparte de eso, el bebé podría encerrarse en uno mismo, volverse reservado, tener miedo a entablar relaciones fundamental por temor a sufrir el mismo trato. Es como si una voz en su mente le dijera "tus padres no creen en ti, ¿cómo puedes pensar en confiar en los demás?".

Por el contrario, hay niños y adolescentes que al haber sido sometidos constantemente a insultos y reproches, realizan el comportamiento contrario: crean su propia armadura y con los adultos. vivir un desafío constante.

Frases positivas para aumentar la autoestima en los niños

Incluso en los días "no" es siempre es importante animar a los niños, para animarlos a hacer algo, aunque el resultado no sea perfecto. Acompañarlos en su crecimiento con una sonrisa, con confianza que coloquemos hacia ellos es fundamental para darles la seguridad que necesitan.

Aclaremos que el reprocheobviamente debe haber, pero depende de nosotros saber gestionarlo de la mejor manera sin caer tan bajo como para pronunciar frases de las que luego podamos arrepentirnos, o peor aún, nunca arrepentirnos.

Asesoramiento de expertos

Te conviertes en padre y perfeccionas este papel a medida que tus hijos crecen. Nos convertimos en educadores caminando junto a ellos. No siempre es fácil vivir esta relación exclusiva de manera serena. La vida nos pone frente a compromisos, obstáculos y desafíos, pero no solo... afortunadamente. Poder saber gestionar nuestro ser hombre o mujer ya la vez padre o madre requiere un gran esfuerzo emocional. Usar las frases y palabras correctas con los niños no es fácil, pero es nuestro deber intentarlo.

El consejo que puedo dar es el de ponte al día con ese "no hay tiempo" antes de que sea demasiado tarde, ante el otro levanta un muro: esto ocurre sobre todo durante la preadolescencia y la adolescencia, en el típico momento "¡mis padres no me entienden!".

Pedir disculpas es siempre el mejor remedio. El orgullo y la susceptibilidad en la relación padre-hijo no deberían existir. Basar la relación en la escucha y el entendimiento es definitivamente la mejor manera, aun cuando a sus ojos podamos parecer, en ese preciso momento, como las últimas personas que les gustaría tener a su lado.

Vuelva al tema una vez que las aguas se hayan calmado y cuando ambos lados sientan la necesidad: nunca obligues al otro a escucharnos si todavía está enojado con nosotros. Podríamos provocar más resentimiento y tener el efecto contrario.

Audio vídeo Frases para no decir a los niños
Añade un comentario de Frases para no decir a los niños
¡Comentario enviado con éxito! Lo revisaremos en las próximas horas.