Frío y viento: ¡estamos en los días del mirlo!

Quien soy
Philippe Gloaguen
@philippegloaguen
Autor y referencias
Fuente: Shutterstock

Días del mirlo

I días del mirlo son tradicionalmente los últimos días de enero: 29, 30, 31 enero. Se consideran los días más fríos del invierno, pero ¿qué tienen que ver los mirlos?





En este articulo

  • La leyenda del mirlo
  • La leyenda de la predicción de la primavera.
  • Leyendas locales
  • La leyenda de las almenas en la ciudad
  • La leyenda de Merlo y Merla

La leyenda del mirlo

La leyenda oficial es esta:



El nombre deriva de una leyenda según la cual un mirlo, de espléndido plumaje blanco, era revuelto regularmente a partir de enero, mes frío y sombrío, que disfrutaba esperando a que el mirlo saliera del nido en busca de alimento, para echarse la tierra fría y la escarcha. Cansado de las constantes persecuciones, el mirlo un año decidió hacer suficientes provisiones para un mes, y sí encerrada en su guarida, resguardada, durante todo el mes de enero, que entonces sólo tenía 28 días. El último día del mes, el mirlo, pensando que había engañado al malo enero, salió de su escondite y se puso a cantar para burlarse de él. Enero estaba tan resentido que pidió un préstamo de tres días en febrero y se desató con ventiscas, viento, escarcha, lluvia. El mirlo se refugió a escondidas en una chimenea, y permaneció allí en el refugio durante tres días. Cuando salió el mirlo, sí, estaba a salvo, pero su hermoso plumaje se ennegreció por el humo y así quedó para siempre con las plumas negras. (Fuente: Wikipedia)

El podcast con la historia de los días del mirlo

La leyenda de la predicción de la primavera.

Siempre según la tradición, una señal para entender cómo será la primavera es: si los días del mirlo son realmente fríos, la primavera será brillante, si los días del mirlo son calurosos habrá un manantial que te estará esperando, presta atención, muchas veces esto pasa de verdad.



Como en todos leyendas Se esconde un fondo de verdad, de hecho en el calendario romano el mes de enero tenía sólo 29 días, que probablemente con el paso de los años y de ser transmitido oralmente se transformó en 31.

Lea también: Candelaria: orígenes, poemas y recetas para el 2 de febrero

Leyendas locales

  • en Cremonese y en otras zonas bañadas por el Po, donde incluso los "días del mirlo" son los últimos tres de enero, se cuentan diferentes leyendas. Se dice que un labrador, cruzando el gran río helado, con su carro tirado por la yegua llamada Merla, fue tragado por las aguas debido a la ruptura de la capa de hielo.
  • Una variante de esta tradición es que unos soldados habrían caído al agua mientras cruzaban el Po, arrastrando un cañón llamado Merla. En la zona de Lodi, donde también se celebran los días del mirlo 29, 30 31 y enero, se cuenta que en un invierno tan frío como para congelar las aguas de los ríos un joven logró cruzar el Adda para ir a casarse con su amada, pero cuando la joven pareja caminaba sobre la losa helada del río para llegar a su nueva casa, el hielo se rompió y la novia, llamada Merla, se ahogó. Entonces el joven la buscó en vano y desesperadamente durante tres días, que luego se convirtieron, en su memoria, en los días del Mirlo.
  • Otra historia para niños ligada a la época del mirlo proviene de las orillas del río Po y se puede leer en el libro de Sebastiano Pauli modismos toscanos buscados en su origen a partir de 1740. En esta versión unos soldados piamonteses, al tener que llevar un pesado cañón de hierro fundido, pesado y llamado Merla por el color oscuro de un lado al otro del río, se encontraron vadeando en condiciones muy difíciles debido a las heladas invernales. Luego se dedicaron a construir un puente hecho enteramente de barcos para poder transportar a Merla de un lado a otro. En los últimos tres días de enero, la helada fue tan fuerte que congeló las aguas: esto permitió a los soldados llevar el cañón con facilidad, simplemente deslizándolo sobre el hielo. 
  • Una versión diferente habla de una niña que, con el fin de obtener el consentimiento de sus padres para casarse con su amante, durmió tres noches al frío en el techo de su casa, abrazada a una chimenea para calentarse. A la tercera mañana la encontraron ahumado y muerto como muchos mirlos muertos de frío.

La leyenda de las almenas en la ciudad

Una familia de mirlos, con sus crías, se había trasladado en verano a la ciudad pero cuando llegó el frío, encontrar comida se hizo difícil y los mirlos decidieron mudarse a un lugar con un clima más templado. Durante el largo y fatigoso vuelo los mirlos decidieron refugiarse en una chimenea pero el hollín ennegreció a los mirlos. Solo después de 3 días, después de los fríos en la chimenea, las aves pudieron salir y reanudar su viaje.  

La leyenda de Merlo y Merla

A una pareja de jóvenes mirlos les encantaba ir a bailar en las tardes de invierno, pero una tarde para tomar un atajo, Merla y Merlo decidieron cruzar el río, pero la placa de hielo que cubría el lecho del Po no aguantó su peso y por eso los dos pajaritos cayeron a las heladas aguas donde murieron.

Solo otro mirlo había visto lo que había sucedido y durante tres días pió desesperadamente a los transeúntes en busca de ayuda. Después de 3 días el hielo se derritió y el río devolvió los cuerpos de los dos pájaros y en ese mismo lugar florecieron flores.

Audio vídeo Frío y viento: ¡estamos en los días del mirlo!
Añade un comentario de Frío y viento: ¡estamos en los días del mirlo!
¡Comentario enviado con éxito! Lo revisaremos en las próximas horas.