Fuentes de agua potable: qué son, cuándo cierran y cómo controlarlas

Quien soy
Catherine Le Nevez
@catherinelenevez
Autor y referencias

Contenido

  • 1 Cómo se ve la cabeza de un bebé
  • 2 Fuentes de agua potable: cuántas y qué son
  • 3 Cómo se ven las fontanelas
  • 4 ¿Se pueden tocar las fontanelas?
  • 5 Fuentes de agua potable: cuándo preocuparse

La cabeza de los recién nacidos es sin duda uno de los puntos más delicados. Si ya tienes hijos, seguro que le habrás dicho a alguien “¡cuidado con la cabeza!”. Si estás a punto de convertirte en mamá, debes saber que sucederá. Las fontanelas en los bebés requieren una atención especial, pero no se exceda.



Cómo se hace la cabeza de un bebé

Cuando nace el bebé, la cabeza puede aparecer deformada, a menudo alargada o incluso puntiaguda. Incluso si esto le dará medio infarto, sepa que todo es fisiológico y, en unos pocos días, la forma se normalizará.

El cráneo de los recién nacidos está formado por 4 placas grandes y unas zonas más blandas (las fontanelas), donde los huesos aún no están soldados: esto es para facilitar el paso del bebé por el canal vaginal en el momento del parto y para permitir que el cerebro triplique su volumen en el primer año de vida del bebé.

Fuentes de agua potable: cuántas y qué son

Analicemos cuántas y cuáles son las fontanelas en los recién nacidos y cuándo se cierran.

En total son 6. El frontal está situado en la parte superior de la cabeza: es el más grande, mide unos 2 por 2 centímetros y tiene forma de rombo. Por lo general, paga alrededor de 18 meses. Es a través de este que, en caso de necesidad, es posible realizar una ecografía cerebral.

La fontanela posterior se encuentra detrás del cráneo. A menudo al nacer ya está cerrado o en todo caso es muy pequeño (menos de 1 × 1 centímetros).


Hay entonces 4 fontanelas laterales (2 anteriores y 2 posteriores) que se cierran después de la semana 38 de embarazo.


Cómo se ven las fontanelas

De todas las fontanelas de los recién nacidos, deberás prestar atención solo a la anterior. Cuando el bebé está quieto, si le pasas la mano por la cabeza, en correspondencia con la fontanela percibirás una ligera depresión, una especie de depresión con respecto a la zona circundante.

Cuando su bebé llora, esta fontanela puede hincharse levemente, subir y bajar; no se asuste, esto es absolutamente normal. Las fontanelas también pueden ser pulsantes, y al tocarlas se pueden escuchar los latidos del corazón, como en la muñeca.

¿Se pueden tocar las fontanelas?

Se suele pensar que tocar la fontanela puede causar dolor al bebé o, peor aún, algún daño en el cerebro. Tratemos de tranquilizarnos. Los tejidos que forman las fontanelas en los recién nacidos son extremadamente flexibles y resistentes. Por eso, cuando bañes a tu pequeño, no tengas miedo de lastimarlo: simplemente frótalo suavemente y sin ejercer presión. Y luz verde a los mimos y caricias.

Fuentes de agua potable: cuándo preocuparse

En algunos casos, las fontanelas pueden ser un síntoma de que algo anda mal y, por lo tanto, el niño debe ser examinado por el pediatra. Por ejemplo, si la delantera está muy deprimida, el bebé puede estar deshidratado. Consultar al médico si el niño tiene fiebre y al mismo tiempo la misma fontanela anterior aparece siempre hinchada, aunque el niño esté tranquilo: podría ser la alarma de un aumento de la presión en el interior del cráneo.


Es recomendable consultar al pediatra incluso si la fontanela anterior se cierra tarde, más allá de los 18 meses. Hay casos de cierre familiar tardío, pero también podría ser síntoma de una osificación alterada, por raquitismo o hipotiroidismo. Siempre es mejor preguntar a un experto.


Texto actualizado el 12 de agosto de 2022

Audio vídeo Fuentes de agua potable: qué son, cuándo cierran y cómo controlarlas
Añade un comentario de Fuentes de agua potable: qué son, cuándo cierran y cómo controlarlas
¡Comentario enviado con éxito! Lo revisaremos en las próximas horas.