Inducción al parto: todos los métodos para hacerlo

Quien soy
Catherine Le Nevez
@catherinelenevez
Autor y referencias

Inducción al parto

Hemos llegado a la semana 40, la fecha estimada de parto ha pasado y el bebé no tiene intención de nacer, ¿qué sucede? Normalmente dejan pasar semana y media, máximo dos, antes de proceder a lo que se denomina inducción del trabajo de parto y parto Es un auténtico parto forzado para que nazca el bebé. Antes de entender cuáles son los métodos e indicaciones por los que se realiza una inducción, comprendamos qué es fundamental o por qué. Porque en caso de un parto tardío, no dejes que la naturaleza siga su curso y el bebé nazca cuando esté listo.





Si hablamos de fisiología, la pelvis de una mujer tiene un cierto tamaño determinado por la forma de sus huesos. Un bebé que permanece dentro del vientre más allá de un cierto período de tiempo corre el riesgo de volverse demasiado grande, exponiéndose a sí mismo ya su madre a los riesgos derivados de una incapacidad física para atravesar huesos que no pueden agrandarse tanto. Si nos adentramos en el mundo de la patología, por otro lado, existen muchas razones por las que puede ser necesaria la inducción del parto.: infecciones latentes, falta de crecimiento del bebé en el último período de gestación. Aunque en casos de patologías importantes y urgencias procedemos directamente a la cesárea.

Lea también: Parto: las etapas del trabajo de parto

Técnicas de inducción del parto

Por lo tanto, hemos entendido que, a menudo, si un trabajo de parto no comienza espontáneamente dentro de las dos semanas posteriores a la fecha presunta del parto, se intenta intervenir. ¿Pero cómo? Aquí hay que distinguir dos grandes líneas de intervención: la prácticas farmacológicas / invasivas y prácticas no farmacológicas. Dentro de las técnicas tradicionales de inducción y por tanto farmacológicas podemos encontrar una subdivisión más. Se realiza un test para elegir qué metodología aplicar, puntuación del obispo, que asigna puntuaciones según las características que pueda presentar el cuello uterino al final del embarazo (por ejemplo, posición, consistencia, dilatación, etc.).



  1. Si esta puntuación es superior a un valor umbral de 7, se promoverá el trabajo de parto que pronto se iniciaría mediante el uso de oxitocina sintética administrada por vía intravenosa, asociada a amnioresis o ruptura manual del saco amniótico. Sin embargo, esta práctica también está muy contrastada en la literatura científica y, en algunas estructuras, se prefiere un método no invasivo: la aplicación interna de una pequeña tira empapada en prostaglandina. Estas hormonas parecen tener un efecto decididamente acelerador de los cambios en el cuello uterino que conducen al parto, sin presentar el factor sanguinolento para la madre y el bebé por la ruptura de las membranas.
  2. Si, por el contrario, la puntuación de Bishop no es favorable y por tanto es inferior a 7, se puede utilizar una técnica diferente, incluida entre las no farmacológicas, es decir, la introducción de un catéter que inicia los cambios necesarios para el inicio del trabajo de parto, una especie de suave expansión mecánica inflando el globo presente en el catéter. Además de esta técnica, también es posible desprendimiento de las membranas, lo que no implica su ruptura con la fuga de líquido amniótico. Simplemente se separan manualmente del cuello uterino para intentar inducir su ruptura y la salida del parto.
  3. Entre los métodos no farmacológicos también hay i "Remedios de la abuela" (aceite de ricino y similares) que, sin embargo, desaconsejo encarecidamente su uso a menos que esté bajo la estricta supervisión de un profesional de la salud. El inicio del trabajo de parto es una fase muy delicada y no hay que arriesgarse a remedios nunca antes probados sin siquiera saber qué efectos pueden tener sobre la madre y el bebé.

¿Cuánto dura una inducción? 

La respuesta a la pregunta de cuánto dura es muy sencilla: hasta que empieza el trabajo de parto. Dicho esto, sin embargo, debemos considerar el hecho de que existe la posibilidad de falla de las técnicas de inducción, sean cuales sean. Es decir, hay casos, y por desgracia no son previsibles, en los que ni los métodos farmacológicos ni los no farmacológicos tienen efecto y por tanto es necesario proceder a una cesárea.



  • Consideremos inducción de drogas. La oxitocina es un fármaco muy potente que hay que administrar con precaución por lo que se parte de una dosis mínima que se irá aumentando progresivamente hasta obtener el resultado, obviamente dejando tiempo para que el útero reaccione. A título indicativo podemos decir que en promedio para esta técnica puede tomar de 2 a 4 horas para que pueda iniciar el trabajo de parto. Si no hay efectos o síntomas, deténgase. la honda o gel en lugar de prostaglandina se deja dentro del cuello uterino durante 12 horas (aunque estudios recientes no muestran problemas para dejarlo incluso 24 horas) y se espera que haga efecto. También en este caso, si no funciona, suspendemos y cambiamos de método.
  • Métodos claramente mecánicos como Amniorex y desprendimiento de membrana o insertando el catering son instantáneas, pero aquí también observamos durante 12 horas y luego decidimos cómo proceder. Por lo tanto, puede ser un procedimiento bastante largo.

¿La inducción del parto es dolorosa?

De lo doloroso depende mucho de las condiciones locales y de la técnica empleada. Claramente todo lo que es manual implica que el médico con sus manos y/o herramientas fuerce la situación local, y por tanto el dolor en este sentido puede ser causado por la invasividad del procedimiento. Las técnicas farmacológicas, en cambio, son dolorosas en el sentido de que inducen la reacción del útero desencadenando contracciones, a veces bastante fuertes y no siempre efectivas. Pueden presentarse náuseas y vómitos por el dolor de las contracciones, y tiene el inconveniente de que no es posible moverse demasiado debido al goteo, o al gel que se coloca en el cuello uterino.

Los riesgos de la inducción

Si hubiera riesgos elevados, es evidente que estos procedimientos no se aplicarían. Sin embargo, debe ser considerado un cierto porcentaje de mujeres en las que se debe evitar la inducción. ¿Cómo entender cuáles son? En primer lugar, en base a la historia clínica, antecedentes de hemorragias o partos precipitados llevan, por ejemplo, a optar por métodos no farmacológicos. Los medicamentos, aunque en cantidades mínimas, atraviesan la placenta y llegan al bebé, por lo que, para evitar riesgos para ambos, se monitorean constantemente tanto los latidos del corazón del bebé como sus funciones vitales y las contracciones maternas. Por último, hay condiciones en las que la inducción está absolutamente contraindicada y son los siguientes:

  • el trabajo ya esta en marcha
  • el bebe esta de nalgas
  • hay algún tipo de cambio en los latidos del corazón del bebé o en el tipo de contracción uterina
  • la placenta no está colocada de tal manera que permita el parto vaginal y una cirugía muy invasiva en el útero.

Las pautas sobre la inducción, ¿cuándo se debe realizar?

Según datos recientes recopilados por la Sociedad Lombarda de Ginecología y Obstetricia, la inducciones del trabajo en condiciones de embarazo fisiológico van aumentando hasta 1 de cada 5, y esto no siempre parece estar asociado a una necesidad real de inducción, sino a técnicas de “anticipación voluntaria sin causa” y no apego a las guías nacionales e internacionales. Las pautas son muy precisas pero también admiten situaciones intermedias, en las que no se sabe si esperar o no a que el parto surja espontáneamente siempre y cuando estos casos se discutan en un equipo de profesionales.

¿Cuándo inducir el parto?

Vemos cuando se recomienda inducir el parto:

  • embarazo prolongado más allá de 41 semanas y 5 días
  • ruptura de membranas y pérdida de líquido amniótico antes del inicio del trabajo de parto (solo si no aparecen signos de trabajo de parto dentro de las 12 horas posteriores a la ruptura y en este caso se requiere hospitalización)
  • ausencia de líquido amniótico o muy poca cantidad en un embarazo que ya supera las 37 semanas.

Concluyendo el tema deinducción del trabajo de parto es muy complejo, discutido y en constante evolución en términos de parámetros, técnicas y tiempos. Lo que recomiendo hacer es confiar definitivamente en el ginecólogo/obstetra que te acompaña durante el embarazo y decidir juntos, leyendo los protocolos de los distintos hospitales, cuál podría ser el indicado para ti si llegas a tener que recurrir a la inducción.

Audio vídeo Inducción al parto: todos los métodos para hacerlo
Añade un comentario de Inducción al parto: todos los métodos para hacerlo
¡Comentario enviado con éxito! Lo revisaremos en las próximas horas.