Laceraciones posparto: cómo curarlas

Quien soy
Marie-Ange Demory
@marie-angedemory
Autor y referencias
Fuente: iStock

Cómo curar las heridas del posparto

Durante el el parto, precisamente durante el período expulsivo, la piel de la vulva y la mucosa vaginal pueden desgarrarse espontáneamente o se puede haber realizado una episiotomía. Estas heridas son muy molestas para la mujer, la zona ha sufrido grandes transformaciones durante el parto y está sometida a la presión del peso de todo el cuerpo cuando la mujer se sienta. Incluso las acciones cotidianas comunes pueden presentar problemas: el esfuerzo de ir al baño para descargar puede causar miedo al dolor que se siente, sin olvidar que las heridas pueden entrar en contacto con la orina y causar ardor.





8 FOTOS

8 cosas sorprendentes sobre el posparto | FOTONOVELA

Pueden suceder cosas inesperadas durante y después del parto, aquí hay algunas



En los primeros días después del nacimiento del bebé, la higiene es muy importante. La mujer debe lavarse la zona con frecuencia -casi cada vez que va al baño- y tratar de dejar seca la vulva. Se recomienda utilizar el jabón solo una vez al día para el resto solo agua o como máximo lavados con caléndula, que ayuda a la curación y también es antiséptico.



Los jabones recomendados son los íntimos y para secarse las mujeres suelen preferir el uso de papel toalla, es resistente, seca bien y se tira a la papelera.

Además de lavar a menudo, también es útil cambiar elabsorbente para asegurarse de que los que están demasiado húmedos no permanezcan en contacto con la parte lesionada.

Después del lavado no es necesario desinfectar la zona, si desea una o más veces al día puede utilizar una solución de agua y caléndula o aceite de caléndula o Hierba de San Juan que ayudan a la cicatrización y por sus cualidades antisépticas protegen contra las infecciones.

Las puntadas se hacen con un hilo especial que se derrite después de al menos 7 días, algunas incluso duran 2 semanas más o menos, y con el paso del tiempo se caen. La vulva justo después del parto tiene una forma diferente a la que tenía antes del nacimiento del bebé y en los días posteriores al parto se asienta lentamente, esto puede llevar a puntos tirar La mujer puede sentir molestias o picor, si es demasiado molesto se recomienda una visita al ginecólogo para valorar si es conveniente retirar los puntos. Si la molestia es leve y disminuye con la aplicación de aceite de almendras, hipérico o caléndula, no hay problema y esperar a que los puntos se desprendan solos.

Si la mujer siente ardor al orinar, puede intentar orinar frente al chorro del bidé para que la orina no toque directamente la herida o usar una botella de plástico para echar agua sobre la vulva.

No todas las mujeres tienen este problema, depende de la ubicación de las heridas, la composición de la orina y el estado de curación. También en este caso, la caléndula ha demostrado ser muy útil para ayudar contra el ardor que produce la orina.

Lee también: Cómo recuperarse del parto

A menudo, después del parto, la mujer tiene miedo de ir al baño para que los puntos no "salten", en realidad son bastante resistentes. Cuanto más desastroso se quedan dentro del intestino grueso cuanto más firmes se vuelven y puede ser difícil ir al baño.

Para ablandar las heces se recomienda beber mucha agua, comer más fibra, frutas y verduras y si todo esto no es efectivo puedes probar con una micropereta de glicerina y caléndula que se encuentra en farmacias o los clásicos óvulos de glicerina.

Una vez que la mujer está en casa, no hay necesidad de comprobar puntos a menos que tenga un dolor particular, una hinchazón extraña o mal olor. Si esto sucede, se recomienda uno visita de chequeo por una matrona o un ginecólogo.

Audio vídeo Laceraciones posparto: cómo curarlas
Añade un comentario de Laceraciones posparto: cómo curarlas
¡Comentario enviado con éxito! Lo revisaremos en las próximas horas.