Leche artificial: todos los pasos para la alimentación perfecta

Quien soy
Catherine Le Nevez
@catherinelenevez
Autor y referencias

Contenido

  • 1 Leche artificial: antes de amamantar
  • 2 Qué botella elegir
  • 3 Leche artificial: prepara el biberón
  • 4 Leche artificial: el lactante
  • 5 Leche artificial: qué hacer después de la alimentación
  • 6 Almacenar fórmula infantil 
  • 7 Leche artificial: con qué frecuencia se la das

Todos lo sabemos: amamantar es fácil porque el alimento siempre está "listo para usar", no hay necesidad de calentar, medir, probar. ¿El bebé tira la casa llorando desesperadamente de hambre? Y que hace falta... saca tus pechos y come! La leche artificial es algo mucho más serio y, si una madre no se convierte en “Flash” y pierde el tiempo preparando el biberón, corre el riesgo de despertar a todo el vecindario en medio de la noche con un grito que parece una alarma antiaérea. . En resumen, es mejor saber de antemano qué hacer. 



Pero antes una premisa necesaria. Aquí no queremos posicionarnos sobre un tipo de lactancia u otro. En muchos casos, la nueva madre no puede amamantar. A veces es culpa de la falta del apoyo adecuado, otras veces la mujer toma medicamentos que se lo impiden. O simplemente elige no hacerlo. La leche de fórmula a menudo se inserta cuando la mamá regresa al trabajo y necesita que alguien alimente a su bebé cuando él no está en casa. Cualquiera que sea la razón, nunca debe ser considerada una mala madre solo porque no está amamantando. Estamos muy seguros de esto.

Leche artificial: antes de amamantar

En caso de alimentación con biberón, la higiene juega un papel muy importante. Los biberones y tetinas siempre deben estar bien esterilizados para evitar la contaminación con gérmenes. Siempre es buena idea tener un par listo para que puedas preparar la leche lo más rápido posible. Esto es para evitar los gritos "inhumanos" del pequeño hambriento.



Existen varios sistemas para esterilizar objetos utilizados por los recién nacidos. El clásico es el hervido, a la manera típica de nuestras abuelas: olla grande con agua hirviendo y listo. Los métodos más modernos, en cambio, implican el uso de esterilizadores eléctricos que utilizan vapor u otros que se meten en el horno microondas. También hay productos particulares que se disuelven en agua donde luego se sumergen las botellas. Los lavavajillas de nueva generación tienen programas especiales dedicados a la esterilización. 

Además, antes de alimentarlo, recuerda siempre lavarte bien las manos. Solo después de hacerlo, tome la botella o use los alicates especiales. No lo enjuague antes de usarlo: solo necesita drenarlo.

Que botella elegir

Hay dos tipos principales de biberones: de vidrio o de plástico. El primero es más higiénico y fácil de limpiar, pero tiene el inconveniente de que se puede romper. El segundo es muy práctico y es bueno cuando el niño crece y quiere tenerlo solo. Cualquiera que sea el tipo que elija, siempre tenga un par de botellas de repuesto en casa; pueden ser útiles.

La tetina es quizás el aspecto más importante. Hoy en día, muchos están hechos de tal manera que estén lo más cerca posible del pecho de la madre. Existen diferentes tetinas según la edad de los bebés. Cuando sean muy pequeños, tendrán un orificio estrecho para evitar que el flujo de leche sea demasiado fuerte, con el riesgo de que se vaya hacia los lados. A medida que el bebé crece, la tetina se irá adaptando a sus nuevas necesidades.


Leche artificial: prepara el biberón

Veamos los pasos básicos para preparar leche para nuestros pequeños:

  • lávese bien las manos.
  • Utilice biberones y tetinas estériles.
  • Utilizar agua de bajo contenido mineral con bajo contenido de sales minerales: la etiqueta debe mostrar un residuo fijo no superior a 150 mg/litro y preferentemente inferior a 50 mg/litro. Si usas eso del grifo, debe hervir por lo menos 5 minutos y luego dejarlo enfriar. 
  • Vierta la cantidad adecuada de agua en la botella después de llevarla a una temperatura superior a 70 ° C.
  • Llene la taza medidora con polvo. Debe agitarse suavemente horizontalmente para eliminar cualquier bolsa de aire. Nivele la leche con un cuchillo para eliminar el exceso de polvo. No presione el polvo. 
  • Seguir cuidadosamente las dosis recomendadas por el pediatra. 
  • Cierra el biberón sin apretar demasiado la virola que sujeta la tetina al biberón. Existe el riesgo de "estrangulamiento" de los mecanismos de válvula que permiten la correcta entrada de aire en la botella. Si esto no sucede, la alimentación se vuelve difícil y el bebé traga aire.
  • Agite la botella para que el polvo se disuelva sin grumos.
  • Enfriar el biberón a 37°C y dar la leche inmediatamente. 

Leche artificial: la lactancia

Finalmente la botella está lista. ¡Un bonito babero alrededor del cuello y puede comenzar la alimentación!


  • Antes de levantar al bebé, verifique la temperatura de la leche vertiendo unas gotas en el dorso de la mano.
  • Controle el flujo de leche: debe salir en gotas cerradas. Si está al ras, el agujero es demasiado grande. Si baja lentamente, el orificio está bloqueado o es demasiado pequeño. En cualquier caso, es posible que el bebé no succione bien, se ponga nervioso y llore. 
  • "Avisar" al bebé que el biberón está en camino acariciando su mejilla con el dedo o la tetina: inmediatamente se girará para comenzar a succionar.
  • El biberón debe inclinarse de manera que la tetina y el cuello del biberón se llenen de leche. De esta forma, el bebé no traga aire, lo que podría causarle dolor de estómago. 
  • Comprobar que el aire entra en el biberón formando burbujas que suben a lo largo de la leche del biberón. Si son demasiado pequeños, la férula está demasiado apretada. Cuando el bebé recupere el aliento, retire el biberón de su boca y enderécelo, para que el aire pueda entrar al interior. Luego vuelva a colocarlo en su boca de inmediato. Ni siquiera se dará cuenta.

Leche artificial: qué hacer después de la alimentación

Cuando el bebé termine de succionar, retire el biberón de su boca. Mantén al bebé erguido: es hora del infame eructo. Su función es expulsar el aire tragado durante la alimentación. Colócalo sobre tu hombro, sobre el que previamente habrás puesto un pañuelo o toalla. La regurgitación puede estar al acecho.


Masajee su espalda o toque para estimular el eructo. Eso sí, no todos los niños hacen esto. Si no llega, no te preocupes y no te quedes ahí demasiado tiempo intentando que llegue. 

Después de alimentar, lave y esterilice los biberones y las tetinas. 

Almacenar fórmula infantil 

Una vez abierto, el envase de leche líquida adaptada debe conservarse en el frigorífico y utilizarse en un plazo máximo de 48 horas. La leche en polvo debe consumirse dentro de los 10-15 días. No es necesario guardarlo en la nevera.


Leche artificial: con qué frecuencia se administra

Aquí radica la diferencia sustancial con la lactancia materna. Esto es "bajo demanda". Es decir, significa que el niño es atacado cada vez que lo desea y, de hecho, lo solicita. En la mayoría de los casos es para el hambre, pero los pechos también se pueden utilizar para saciar la sed (sobre todo en épocas de calor) o incluso como abrazo (sobre todo en bebés que no utilizan chupete). 

La composición de la leche materna asegura que nunca sea "demasiado" y sea fácilmente digerible. Por lo que no existe un tiempo mínimo que deba transcurrir entre una toma y otra. El caso de la leche artificial es diferente. Se necesita más tiempo para digerirlo. Deben transcurrir al menos 3 horas entre tomas. Está claro que hay que tener en cuenta un mínimo de flexibilidad: si tu hijo grita de hambre puedes adelantarte media hora, mientras que si se duerme puedes posponerlo un poco. Los niños son muy buenos para autorregularse, incluso si son muy pequeños. 

Para saber cómo elegir la fórmula infantil, puede obtener más información AQUÍ.

Audio vídeo Leche artificial: todos los pasos para la alimentación perfecta
Añade un comentario de Leche artificial: todos los pasos para la alimentación perfecta
¡Comentario enviado con éxito! Lo revisaremos en las próximas horas.