Marianna, una madre contra el cáncer

Quien soy
Philippe Gloaguen
@philippegloaguen
Autor y referencias

El Día Mundial contra el Cáncer se celebra el 4 de febrero. Noi también quiere hacer su pequeña aportación, contando la historia de una mujer, una madre que ha librado en los últimos meses la batalla más importante de su vida: vencer al tumor y seguir criando a sus dos hijos. Te presentamos a Mariana.

Marianna es una mujer de 40 años. Él es abogado. Ella es la esposa de un cirujano. Ella es madre de dos niños. Marianna también es una hija. y una hermana ella es una amiga Marianna es de las que no se rinde, por sí misma y por su familia a la que ama con locura. Marianna lucha desde hace año y medio contra el linfoma, un tumor del sistema linfático. Y no tiene intención de dárselo, aunque muchas veces la enfermedad la obligue a alejarse de sus seres queridos más cercanos. Marianna es una guerrera. Como solo las madres pueden ser...



Comencemos la historia de Marianna Bonomo en julio de 2022. Es un período de cambio porque ha decidido dejar temporalmente su ciudad, su (y la mía) Palermo, por una ciudad de provincia. “De esta forma, mi marido, de guardia en Cefalù, no habría tenido que viajar demasiados kilómetros todos los días. También estaba pensando en abrir un estudio allí o en todo caso después de un año de regresar a la ciudad”. Proyectos, como hacemos todos, sin pensar que la carta “inesperada”, en este “juego” que es la vida, está a la vuelta de la esquina. Acechando, como su enfermedad.

A causa de un molesto picor, Marianna se somete a unas pruebas, que sin embargo no son motivo de especial preocupación. Participa en un concurso en Palermo: a la picazón se le suma la tos. Pero incluso en este caso todo parece absolutamente bajo control. “Regreso a Castelbuono el viernes -dice-. Tuvimos un bautismo el sábado. Peluquero, uñas, vamos a la ceremonia. Me siento mal por la noche y le digo a mi esposo que llame a una ambulancia. Fue un momento de miedo, tuve la sensación de un infarto y frío. Sentí que me estaba muriendo. Cuando llegó el 118 estaba mejor, pero igual fuimos al hospital”. Todo comienza esa noche.



Luego de una serie de exámenes, aparece una masa sospechosa en el mediastino, en el tórax, que comprime el corazón. ¡Aquí está la sensación del infarto de donde vino! Después de una biopsia el diagnóstico: linfoma. Es el marido de Marianna, Rosario, quien le da la noticia. “Pregunto si se cura. Y él responde 'en el 90% de los casos'. Estoy tranquilo, el porcentaje es alto. Tengo que empezar la quimioterapia lo antes posible, pero pido poder quedarme en casa unos días. No sabía cuánto tiempo me iba a quedar en el hospital y quería estar con mis hijos”.

Los hijos de Marianna aún son cachorros: hoy tienen 3 y 5 años. "Después del diagnóstico decido cortarme el pelo, para que se acostumbren". Durante las terapias se les cae el cabello, pero los niños siempre tienen la palabra adecuada para su madre: “¡Qué hermosa eres! Yo también los quiero así". Nada mejor para el cuerpo y la mente...

Su corazón está débil, Marianna colapsa y termina en cuidados intensivos cardiológicos, pero los tratamientos continúan, paran, cambian, reanudan, no pueden parar: su linfoma está en la cuarta etapa ("¡qué gran culo!", exclama en la entrevista y por teléfono percibo la sonrisa). Significa que ya ha galopado lo suficiente y debe detener su carrera. Se propone quimioterapia de dosificación lenta. “Tenía un bolso adjunto y mis hijos querían saber qué había dentro. Allí estaban las drogas. La terapia no me molestó, incluso salí a tomar un aperitivo con amigos. En ese momento me afeité por completo, pero lo hice yo mismo, no sabía qué reacción tendría”.


Todo fluye, la resonancia magnética de control de septiembre habla por sí sola: el tumor se ha reducido en un 75%. A principios de diciembre, sin embargo, un nuevo descenso pronunciado. La enfermedad es un poco como una montaña rusa: un día estás en la cima, sientes la adrenalina, al siguiente bajas y la euforia desaparece. Antes de que Natale Marianna y su familia (tiene dos hermanas y un hermano al que está muy unida, un amor visceral) descubran que el cáncer también ha atacado al sistema nervioso central. La situación vuelve a ser grave. Otra vuelta, otra carrera: se intenta una nueva quimioterapia, pero es demasiado fuerte para el cuerpo de Marianna que solo puede hacer un ciclo.


es enero Apunta fuera de Sicilia. Hope es el profesor Corradini del Instituto Nacional del Cáncer de la ciudad que propone un tratamiento diferente. Durante un tiempo funciona, pero justo antes del verano los resultados no son los esperados. Y Marianna se encuentra frente a una de esas encrucijadas a las que nadie querría enfrentarse jamás. Por un lado, está el trasplante autólogo. Por otro lado, el regreso a casa y los cuidados paliativos. En la práctica, un callejón sin salida.

“Reconozco que tenía fuertes dudas -dice Marianna-. No tenía certezas. Elegí el trasplante. Pero antes nos permitimos unos días de vacaciones con los niños: fue precioso y nos divertimos mucho. Luego me fui a la ciudad. Tuve una quimioterapia muy fuerte primero y luego el trasplante. Nuevamente una reducción del 70%”.

Sin embargo, la familia de Marianna ciertamente no está ociosa y comienza a tomar contacto con los Estados Unidos donde se lleva a cabo una terapia particular que ha dado resultados muy alentadores. El problema es que es muy caro. Sólo por ver la historia clínica de Marianna, el médico libanés que la atenderá quiere 160.000 euros. Pero este intento no se puede tirar por la borda. La máquina solidaria se dispara. Los familiares de Marianna lanzaron una recaudación de fondos en GoFundMe que tuvo un éxito inmediato. Partimos para los Estados Unidos. Estamos en agosto de 2022.


“La situación era particularmente grave, sobre todo en el cerebro. La terapia tuvo que ser iniciada inmediatamente. Después de 10 días tenía menos dolor, caminaba, los problemas de equilibrio mejoraron. Después de un mes y medio, ya no necesitaba una silla de ruedas. Además del tratamiento, también se necesitaba radioterapia, que supimos que también estaban haciendo en Negrar, cerca de Verona. El 9 de noviembre regresamos al país y permanecemos en Veneto hasta el 23”. ¡El viaje americano costó 450.000 euros! De estos, 270.000 XNUMX se recaudaron con donaciones de GoFundMe.


¿Te imaginas lo que significa estar 110 días lejos de tus hijos, dejárselos a los familiares, estar al otro lado del océano, unidos solo por un teléfono inteligente? Mariana lo vivió. “Hacíamos videollamadas todos los días y los niños se maravillaban de que fuera de mañana con ellos y de noche con nosotros. Siempre me preguntaban cuándo volvería y en un momento se enfadaron. Cuando se acercaba la vuelta les dije que dibujaran 11 cuadrados, uno por cada día que faltaba. Tenían que colorear uno al día. Le hice hacer uno más y llegué a casa por sorpresa. Me encontraron en el sofá de la sala de estar. Corrieron hacia mi esposo y hacia mí y nos abrazaron muy fuerte. Los encontré grandes. Uno se despertaba y me decía '¿Pero es un sueño?'. Y el otro: 'Me alegro de que estés de vuelta'”. Bálsamo para el corazón.

Regresar a casa significó para Marianna recuperar un poco de normalidad. Un paseo por el parque cuando te apetezca, el árbol de Navidad hecho juntos, el desayuno antes de ir a la guardería. Su guerra contra el linfoma no ha terminado. Desafortunadamente, las terapias se cambian a menudo porque solo funcionan parcialmente. Encontrar drogas no es fácil: vienen de Suiza o incluso del Vaticano. Ahora la mirada está puesta en el Car-T, una terapia que ha dado buenos resultados, pero que probablemente habrá que hacer en Francia.

La colecta en GoFundMe sigue activa (puede acceder a ella haciendo clic AQUÍ) y esta mamá todavía nos necesita a todos. Nos necesita porque es joven y porque cada uno de nosotros podría estar en su lugar. Porque tiene que ver crecer de nuevo a sus hijos, festejar sus cumpleaños, regañarlos por desórdenes o malas notas, alegrarse de sus victorias y consolarlos de sus derrotas. Debe verlos felices, enamorados, libres, tristes, impacientes, desilusionados. Tienes que ayudarlos a fortalecer sus alas hasta que tomen vuelo por sí solos. Debe seguir siendo lo que es: madre, esposa, hija, hermana, amiga. Simplemente Mariana.

Audio vídeo Marianna, una madre contra el cáncer
Añade un comentario de Marianna, una madre contra el cáncer
¡Comentario enviado con éxito! Lo revisaremos en las próximas horas.