¿Niño podálico? Gíralo con la Moxa o la maniobra de giro

Quien soy
Philippe Gloaguen
@philippegloaguen
Autor y referencias
Fuente: iStock

Maniobra de giro y moxa 

Nos acercamos al término del embarazo, en una de las últimas ecografías el ginecólogo nos dice: "el bebé sigue de nalgas, si no se da la vuelta hay que hacer una cesárea". Para algunas madres, esto lleva a un colapso en las expectativas sobre su parto. Hay algunos métodos, unos más invasivos otros menos, que de alguna manera pueden intentar (y repito intentar) ayudar al niño a darse la vuelta: la maniobra de giro y la moxa.





que es la moxa

Entre los dos métodos que mencioné la moxa es la menos invasiva. El término Moxa es un término japonés que significa "quemar una bola de hierbas". En realidad no se quema una bola de hierbas, es un término que se ha extendido a una técnica que utiliza un punto de acupuntura en particular. Es por tanto un método derivado de la medicina tradicional oriental que consiste en acercar una taza ardiendo de Artemisia prensada a un punto específico en el costado del dedo meñique de cada pie, 5-10 minutos en cada lado. Los aspectos positivos de esta técnica son el hecho de que no tiene efectos secundarios ni para la madre ni para el bebé, se puede repetir (de hecho se debe repetir varias veces entre la semana 30 y 38 de embarazo si no se observan cambios) y si no funciona, no deja ningún efecto.



Como se puede adivinar no es que el puro encendido se ponga en contacto con la piel, simplemente se acerca, dejando que emane el calor en ese punto específico. El aspecto negativo de este método es el hecho de que si no es realizado por personas expertas, que lo han estudiado quizás en asociación con otros principios de la medicina tradicional oriental, se puede realizar en el lugar equivocado y por lo tanto no tener el efecto deseado. . En el 70-80% de los casos que he tratado y he visto tratados con moxa, el bebé se dio la vuelta y se evitó la cesárea.

Lea también: Cesárea

Cuando es necesario realizar la maniobra de inversión

En el caso de que el tecnica moxa no funcionó o si ha decidido no abordarlo, puede cambiar a este método. Es una técnica obstétrica en todos los aspectos que se puede realizar tanto en las últimas semanas del embarazo como al inicio del parto, en este último caso, sin embargo, no se debe romper el saco amniótico (es decir, no debe haber perdido agua) de lo contrario puede proceder con la cesárea. Generalmente esta técnica se realiza alrededor de la semana 36-37.



Hay otras condiciones que deben estar presentes para la giro para maniobras externas (o giro de nalgas):

  • el bebé no debe estar ya canalizado con el podio (el fondo) o con las piernas dentro de la pelvis de la madre, porque en este caso no tendría posibilidad de moverse.
  • Debe haber suficiente líquido amniótico para permitir la maniobra y no debe haber contracciones.
  • Por último, la placenta debe estar posicionada de tal forma que no obstruya el canal cervical, es decir, no debe estarlo previamente, de lo contrario no tendría sentido realizar esta maniobra ya que la cesárea ya es segura de por sí.

Cómo realizar la maniobra de giro

  • El primer y más importante factor es que esta maniobra se realiza estrictamente en el hospital, bajo guía ecográfica. Es decir, mientras un operador realiza la maniobra, el otro le permite ver a través de la ecografía del abdomen qué está pasando y cómo se mueve el bebé.
  • También durante la maniobra se administran medicamentos tocolíticos, que sirven para eliminar posibles contracciones uterinas. Esto se debe a que el útero a término del embarazo es muy reactivo y cualquier manipulación corre el riesgo de desencadenar contracciones que reducirían el suministro de oxígeno al bebé.
  • Pero, ¿qué sucede operativamente? El objetivo de la maniobra es hacer que el niño realice una voltereta hacia adelante. Luego, el operador que realiza la maniobra agarra el podio del bebé por un lado y la cabeza por el otro (todo por el abdomen materno, por supuesto), e invita al bebé con cierto vigor a hacerlo boca abajo. Haces un par de intentos hacia adelante y, si falla, también intentas dar la vuelta hacia atrás.

Riesgos de la maniobra de inversión

  • La maniobra de giro es basicamente seguro, si se hace correctamente y en instalaciones adecuadas.
  • Las madres que lo han sufrido, sin embargo, a menudo me cuentan cómo es molesto, a veces incluso doloroso. Esto se debe a que el médico también aplica mucha fuerza a través del abdomen y, por lo tanto, la incomodidad para la madre es considerable.
  • En algunos casos, pero bastante raros porque como se mencionó anteriormente, la maniobra se realiza bajo guía ecográfica, puede suceder que el niño enrolle el cordón umbilical alrededor de una pierna, un brazo o el cuello. Esto puede suceder de forma natural, pero si tratamos de forzar un movimiento corremos el riesgo de tirar del cordón y por lo tanto no llegar suficiente sangre a la parte afectada.

Como decía, es un riesgo raro porque la ecografía muestra exactamente cómo está colocado el cordón umbilical y si ya está en una posición en la que es probable que se doble o si es especialmente corto, ni siquiera se inicia la maniobra.

  • Otro inconveniente que puede ocurrir, sobre todo si la maniobra se realiza muy cerca del término del embarazo o en labor de parto, es que se rompe el saco amniótico. Y por lo tanto, o la maniobra hace efecto y uno puede esperar espontáneamente el trabajo de parto y el parto, o no tiene efecto y en ese caso hay que hacer una cesárea.

Maniobra de levantamiento, opiniones

Si leemos en los foros, en los diversos sitios dedicados a menudo encontraremos opiniones contradictorias sobre la maniobra de giro de nalgas. El motivo principal es el hecho de que se realiza en un ámbito hospitalario y que no está exenta de riesgos que también son bastante importantes. Desde el punto de vista de los datos estadísticos derivados de importantes estudios científicos, les puedo decir que esta maniobra es capaz de reducir significativamente la tasa de cesáreas, y por significativa me refiero a un porcentaje de alrededor del 60%. Esto significa favorecer el parto natural y pasar de una población con alto riesgo de realizar una cesárea a una de bajo riesgo. Así que este es sin duda un punto a favor de la maniobra.

Quienes se oponen a la maniobra de inversión traen los puntos negativos en dos niveles: uno materno y otro concerniente a los profesionales. Las madres a menudo experimentan esta experiencia como invasiva y con una tasa de éxito no tan segura como para tolerar el dolor y la incomodidad que causa. En cuanto a los profesionales, en cambio, la ejecución debe estar asegurada por un médico experto, que sepa exactamente qué hacer tanto si la maniobra es exitosa como si se trata de una intervención urgente y lamentablemente no todas las instalaciones cuentan con estos profesionales.

Maniobra de giro, consejos

  • El primer consejo que doy es elegir bien la estructura donde realizar la inversión. Esto se debe a que si surgen complicaciones, es importante que en el hospital exista un quirófano equipado para realizar una cesárea de urgencia.
  • Desde mi punto de vista pienso que un método no excluye al otro, es decir la moxa no excluye el trastorno y viceversa. Según mi experiencia, ambos intentos se pueden realizar partiendo de la moxa, un poco menos invasiva, y llegando a la maniobra de giro.
  • Como ya he dicho, no son necesariamente exitosos, y definitivamente quiero enfatizar fuertemente que Dar a luz con cesárea no significa ser menos madre. Quizás no sea exactamente como lo soñaste, pero es mejor una cesárea que un parto de nalgas muy riesgoso que puede dejar importantes desenlaces a nivel del funcionamiento neurológico del bebé.
Audio vídeo ¿Niño podálico? Gíralo con la Moxa o la maniobra de giro
Añade un comentario de ¿Niño podálico? Gíralo con la Moxa o la maniobra de giro
¡Comentario enviado con éxito! Lo revisaremos en las próximas horas.