Parto sin asistencia

Parto sin asistencia

me voy sin ayuda

Una tendencia rampante reciente en algunos países es que las mujeres dan a luz solas, sin ninguna asistencia de profesionales de la salud, una verdadera Parto solo y sin asistencia. Es absolutamente cierto que los mamíferos tenemos la capacidad de dar a luz escrita en nuestro ADN pero personalmente creo que es una práctica muy peligrosa, que expone a las madres y a los bebés a riesgos no reconocibles por las mujeres porque no están capacitadas al respecto.





Solo hay casos muy raros (y son casos extremos) en los que el parto puede comenzar de forma inesperada y no es posible llegar al hospital o esperar la llegada de la matrona para el parto domiciliario. En estos casos siempre es bueno saber qué hacer y cómo comportarse, aquí hay algunas reglas simples a respetar.

Lea también: La historia de un parto domiciliario con nacimiento de loto
  • Lo primero que debe hacer es pedir ayuda.

Ya sea que esté en su casa o en su automóvil, llame al número de emergencia de salud para que sepan lo que está pasando y puedan comunicarse con usted rápidamente. Si no puede hablar porque los dolores del parto son demasiado intensos, busque a alguien que lo haga por usted. Es importante que por teléfono digas exactamente dónde estás, qué sientes y qué estás haciendo. Si tienes una matrona de referencia, avísale también a ella y sigue los consejos al pie de la letra.



  • Busca un lugar cálido y quédate ahí.

El calor ayudará tanto al trabajo de parto como al nacimiento del bebé al conseguir que una vez nacido no tenga pérdidas excesivas de calor que puedan provocar una hipotermia con graves consecuencias para su salud.

  • Elige una posición que te resulte cómoda

En este punto, elige una posición que te resulte cómoda, no necesariamente tiene que ser la clásica posición de parto, trata de escuchar a tu cuerpo y si sientes la necesidad de moverte y cambiar de posición, complace esta necesidad. A menudo, el cuerpo nos dice qué hacer para ayudar al bebé.

  • Presta atención a la cabeza del bebé.

Si el trabajo de parto es tan rápido que no permite la llegada de la ayuda y el bebé decide nacer, presta atención a estas fases: una vez que sale la cabeza, no tires, no intentes dejarla salir, simplemente apoya la cabeza y acompañar con las contracciones posteriores (normalmente una o dos es suficiente) el nacimiento del resto del cuerpo.

  • Coloque al bebé sobre su pecho, piel con piel.

Una vez que nazca el bebé, lo primero que debes hacer es colocarlo sobre tu pecho desnudo, piel con piel y sin ropa de por medio (este método también te permitirá no dispersar excesivamente el calor). En este punto, cúbrase usted y su hijo tratando de mantener el calor tanto como sea posible.


  • No ate ni corte el cordón.

No ate ni corte el cordón hasta que llegue la ayuda. Mantener el cordón conectado a la placenta te permite mantener el suministro de oxígeno y nutrición al bebé en caso de que tenga algún problema respiratorio.


Si bien admiten que la ayuda no llega antes del nacimiento, en este punto habrán llegado y verificarán dos cosas: el bienestar del recién nacido y el bienestar de la madre al verificar si hay pérdida de sangre. Luego organizarán un traslado al hospital si es necesario o, si ambos están bien, le aconsejarán cuándo y cómo ir al hospital para las visitas de seguimiento.

Quiero reiterar el concepto por qué este tipo de parto no es una forma segura traer a tu propio hijo al mundo, lo que he descrito es solo en caso de emergencias. Digo que no es seguro porque hay infinitos indicadores en el trabajo de parto gracias a los cuales uno puede saber si el bebé y la madre están bien. Son indicadores que solo los profesionales conocen y saben gestionar adecuadamente.

Profesionales del parto y matronas en particular saben cuándo es seguro quedarse en casa y cuándo es necesario ir al hospital. Supervisan los latidos del corazón del bebé, reconocen contracciones anormales y posiciones que son peligrosas para el nacimiento del bebé, saben cómo evaluar si el bebé será demasiado grande para pasar sin problemas a la pelvis de la madre y saben qué hacer después del nacimiento si el bebé no se encuentra bien o mamá está perdiendo demasiada sangre.

Por todas estas razones y por muchas muchas otras, aunque tu deseo sea dar a luz en casa, siempre contacte a una partera que pueda acompañarte y guiarte, para que él también pueda gestionar tus miedos y dudas, permitiendo que tu hijo venga al mundo de la forma más segura y tranquila posible.

Añade un comentario de Parto sin asistencia
¡Comentario enviado con éxito! Lo revisaremos en las próximas horas.