¿Por qué algunas madres son poco afectivas e incapaces de amar a sus hijos?

Quien soy
Marie-Ange Demory
@marie-angedemory
Autor y referencias
Fuente: Shutterstock

La falta de afecto materno es la dificultad que tienen algunas mujeres para expresar sus emociones y mostrárselas a sus hijos, aunque sean muy pequeños. Ser madres afectivas sin embargo, no se trata sólo de una situación en la que “una madre no quiere cuidar a sus hijos” o que no quiere estar al día con sus necesidades. No poder sentir amor o afecto por un niño -o un adolescente o un adulto, si esta condición se prolonga en el tiempo- no es sólo fruto de la pereza o del carácter. Una buena relación entre padres e hijos se construye con el tiempo, no se enciende como un interruptor al nacer.





Eso no quiere decir que algunas madres realmente no puedan escucharse madres desde el momento en que toman a sus bebés en brazos y captan en su totalidad y en poco tiempo el significado último de este estado, pero que existen casos en el mundo en los que el universo emocional materno, casos agudos o no tratados de depresión posparto, o un bagaje traumático y personal particularmente pesado afecta esta relación, generando verdaderos impedimentos para el apego materno en todas las etapas de la vida del niño ya largo plazo, incluso en su vida adulta.

Veamos quiénes son las madres afectivas y qué dice la psicología y la ciencia sobre causas y consecuencias.

Lea también: El valor de la lactancia materna en la relación madre-hijo

Las madres afectivas en psicología, quiénes son y por qué se comportan así

Las madres afectivas suelen exhibir este patrón de comportamiento, a veces incluso al mismo tiempo:



  • son indiferentes a los logros de sus hijos
  • están ausentes en sus momentos más importantes
  • están emocionalmente separados
  • pueden ser agresivos o manipuladores si es necesario

Las facetas obviamente son muchas y un artículo no sería suficiente para condensarlas todas. Baste decir, sin embargo, que en la base de una afectividad hay un pasado afectivo muchas veces no digerido, que todavía pesa como una piedra sobre la mujer que lo lleva consigo cuando se convierte en madre.

El estudio "Relaciones emocionales entre madres e hijos" es una colección oportuna de investigaciones y conocimientos que tienen como objetivo explorar los procesos que tienen lugar en las primeras etapas del apego entre madre e hijo, especialmente en los casos en que estos no se activan. En esta investigación tratamos de comprender cuáles son las causas de la falta de afecto, que se enmarca dentro del abanico de posibles emociones humanas, vinculándolas mucho no solo a la vida de la mujer desde el nacimiento sino también a su universo emocional previo, muchas veces el resultado de un trauma o no resuelto que lleva consigo.

El estudio "Efectos de la indisponibilidad materna en las interacciones madre-hijo" publicado en Infant Behavior and Development destaca el caso de un bebé de 4 meses con altos niveles de estrés provocado por el universo emocional de la madre: separado por un tiempo semanas, los científicos señaló que el distanciamiento físico tuvo menos impacto en el bebé que el coito constante con la madre y sus tormentos. 

La canal que se desencadena o empeora con el parto es una de las principales causas estudiadas por la literatura y la psicología. En el estudio "Autocogniciones, eventos estresantes y la predicción de la depresión en hijos de madres deprimidas" publicado en el Journal of Abnormal Child Psychology se correlacionan los episodios de bipolarismo o depresión materna con la tendencia de sus hijos a desarrollar el mismo tipo de tendencia y lo que sorprende, ya a temprana edad. 



Para los teóricos, la afectividad suele ir acompañada de episodios de agresión o, para contrarrestar, episodios en los que el niño, incluso muy pequeño, es ignorado por quienes deberían cuidarlo.

Las causas ambientales y subjetivas (por ejemplo, la mujer queda embarazada pero no quiere tener un hijo; los casos en que el hijo es producto de la violencia) son entonces las sospechosas entre las causas que generan un comportamiento afectivo incluso a largo plazo. Y es que, si no es debidamente reconocida y tratada con la terapia adecuada, esta tendencia se vuelve entonces patológica y cristaliza en un período de gran impacto en la vida del niño como es la adolescencia.

Las consecuencias de tener una madre afectiva

Un niño que no recibe afecto de la madre tiende a ser:

  • menos autónomo
  • menos seguro de sí mismo
  • puede desarrollar menos capacidad para manejar las emociones en el futuro
  • puede sentirse en medio del síndrome de abandono
  • puede sentirse obligado a convertirse él mismo en la figura de referencia, ya que no la encuentra en la madre

Los expertos han debatido durante mucho tiempo las consecuencias, pues los efectos de una afectividad, en varios frentes y no solo el materno, pueden generar una onda expansiva realmente engorrosa para quien la padece sin entender por qué. Las madres afectivas no sufren esta falta de afecto, sobre todo si consideran al niño como el símbolo de uno. culpa, De una vicio, De una error. En la investigación “La presencia de la madre no es suficiente: Efecto de la disponibilidad emocional en la exploración infantil” publicada en Developmental Psychology, se exploran los efectos de tener una madre afectiva desde el punto de vista de los hijos que, por propensión natural e instintiva, la buscan. para solicitarlo cuidado, amor y apoyo.

La investigación afirma que “en una situación ambigua, una madre con una incapacidad emocional que no sabe cómo mostrar afecto a sus hijos genera en ese sujeto la incapacidad de sentir curiosidad, la falta de estímulo para la exploración”. Esto significa que la relación con una madre afectiva, a la larga, se convierte en un escollo para ese niño que le impide moverse en sociedad. Hasta el momento en que uno de los dos no cambia de perspectiva y pide ayuda o se aleja del origen del trauma.

Lea también: Cómo construir una relación sana entre madre e hija

De quien es culpa, ¿entonces? Difícil echarle la culpa a nadie. Cuando nacemos, por instinto natural nos aferramos a la madre y así lo seguimos haciendo en los primeros años de vida y luego, según evolucione la relación, en los siguientes. Pero no es seguro que una madre, que ante todo es una persona con un bagaje personal que no desaparece cuando llega un hijo, pueda y sepa gestionar las emociones de manera eficiente, con implicaciones negativas en la vida familiar y, como hemos visto, , incluso en la personal del propio hijo.

En los casos en que la madre tenga un trastorno de la personalidad o del estado de ánimo que implique, entre otras cosas, la falta de afecto por su hijo, lo único que se puede hacer es ayudarla a reconocerlo, buscar apoyo psicoterapéutico que la pueda orientar a curarse ante todo ella misma. .

Fonti per l'articolo: Desarrollo y psicopatología, "Relaciones emocionales entre madres e hijos: conocidos, desconocidos y desconocidos desconocidos"; Comportamiento y desarrollo infantil, "Efectos de la indisponibilidad materna en las interacciones madre-bebé"; Journal of Abnormal Child Psychology, "Autoconocimientos, eventos estresantes y la predicción de la depresión en hijos de madres deprimidas"; Psicología del Desarrollo, "La presencia de la madre no es suficiente: Efecto de la disponibilidad emocional en la exploración infantil" 

Añade un comentario de ¿Por qué algunas madres son poco afectivas e incapaces de amar a sus hijos?
¡Comentario enviado con éxito! Lo revisaremos en las próximas horas.