Preparar los senos para amamantar

Quien soy
Marie-Ange Demory
@marie-angedemory
Autor y referencias
Fuente: iStock

Cómo preparar el pecho para la lactancia

Los senos comienzan a cambiar desde las primeras semanas de embarazo y a medida que se acerca el nacimiento del bebé muchas futuras mamás se preguntan como se preparan los senos para amamantar. Averigüemos cómo proceder.





Cambios en los senos durante el embarazo

Los senos comienzan a cambiar ya durante las primeras semanas. gestación: las mamas se hinchan, la areola se oscurece, aparece una pigmentación irregular a su alrededor, los tubérculos de Montgomery se vuelven más prominentes y se siente una sensación de tensión y pesadez.



13 FOTOS

13 preguntas y respuestas sobre la lactancia

Hay tantas dudas a la hora de amamantar. Aquí están las 13 preguntas y respuestas más comunes entre las madres que amamantan



Il pezón es muy sensible, incluso un ligero estímulo o toque hace que se estire y se ponga rígido. Los senos aumentan de volumen, la piel se tensa y los vasos sanguíneos se hacen visibles. Es posible, a partir del quinto mes, estrías, es decir, estrías rojizas debidas al desgarro de las fibras elásticas de la dermis. La glándula mamaria se agranda, la vascularización aumenta y el tejido graso se acumula alrededor de los lóbulos. Alrededor del cuarto mes, un líquido seroso opalescente llamado calostro.

Preparación para la lactancia en el embarazo

El cuidado de los senos es importante durante este período, ya que junto con una correcta alimentación, permitirá a la futura mamá mantenerse bella y evitar o reducir los daños, especialmente en la piel.

Practica todos los días si es posible. ejercicios específicos, ayudará a que los músculos y las articulaciones se aflojen y beneficiará a los órganos internos, la columna vertebral y la respiración. A medida que el cuerpo se derrita, la mente también se relajará y podrás sentir más profundamente la armonía interior con tu ser y con tu bebé.

Puede ser interesante y productivo involucrar a los compañero, tanto durante el curso como en los ejercicios que es bueno, como decía antes, repetir a diario en casa. La mañana antes del desayuno o la noche antes de la cena son los momentos ideales. El espacio es fácilmente identificable en cualquier vivienda, una superficie de 2 m. x 2 metros es más que suficiente; este espacio debe estar libre de obstáculos y bien ventilado, una colchoneta de gimnasia (también disponible en tiendas departamentales) o una alfombra completan el equipamiento necesario.

Es buena idea llevar un traje cómodo de tejido natural, sin metal.

Se deben realizar ejercicios con el ritmo de la respiración. No contenga la respiración durante el movimiento sino, por el contrario, utilice la inspiración para preparar el movimiento y la exhalación durante el trabajo muscular. La respiración siempre es abdominal; inhalando se llena el abdomen y baja el diafragma masajeando los órganos internos. Al exhalar, los músculos abdominales se contraen suavemente y el movimiento no debería afectar la caja torácica hasta más tarde.

Ejercicios para mejorar el tono de los músculos pectorales (mamas)

  1. Coloque las palmas juntas y levante los codos hasta la altura del pecho; empujar con las manos una contra la otra. 10 veces
  2. Masaje: pase la mano derecha desde el exterior del seno derecho hacia arriba. Repita con la mano izquierda el mismo movimiento para el seno izquierdo 10 veces de cada lado
  3. Extiende los brazos y realiza un movimiento amplio de tijera 10 veces

Qué comer para prepararse para la lactancia

Para disfrutar mejor del período de embarazo, se debe prestar atención a la alimentación, que no debe duplicarse como se decía, sino que debe estar bien equilibrada desde los primeros meses de gestación. Comer mucha verdura y fruta fresca, lácteos, carne magra, pescado, aves, pan y pasta integral, además de ser ideal para las necesidades del momento, asegura un aporte nutricional adecuado y evita aumentos de peso exagerados. En el verduras, como la espinaca, el pimiento, el perejil y los cítricos contienen vitaminas A y C, útiles también contra la aparición de estrías; las vitaminas del complejo B se encuentran en la levadura de cerveza, la E en el germen de trigo, la K está presente en las verduras y especialmente en el tomate y la col, la vitamina D en la leche y derivados. Si la mujer no aumenta demasiado de peso durante el embarazo podrá recuperar la línea más fácilmente después del parto. Pecho, magnificado solo por el aumento de peso correcto y natural, seguramente volverá a su forma ideal incluso después de la maternidad y la lactancia.

Lea también: Consejos para la lactancia nocturna

Ropa

Durante el embarazo, el seno debe ser sostenido con un sostén siempre adecuado a su desarrollo y cambios. Siempre hay que lavar bien la prenda, sobre todo cuando se tienen esas ligeras secreciones de los pezones y, en los últimos meses, los pezones deben protegerse con una gasa estéril.

Higiene

Yo seni vanno lava cuidadosamente, hidrata y fortalece tus pezones con masajes para prepararlos para la lactancia. La hidratación se puede conseguir con productos específicos o con simple aceite de almendras dulces. Alternar duchas frías y calientes estimula los senos y los pezones, lo importante es hacerlo suavemente y sin violencia. Pasar una esponja y masajear suavemente con un guante que no sea demasiado áspero es bueno, especialmente si después de la fricción con sustancias emolientes como manteca de karité o cremas para pezones. Todo esto asociado a movimientos adecuados realizados con la yema de los dedos, realizando círculos que parten desde la base hacia el pezón el cual debe estar levemente estirado, favorece su extroflexión.

Añade un comentario de Preparar los senos para amamantar
¡Comentario enviado con éxito! Lo revisaremos en las próximas horas.