Riesgo de parto prematuro: ¿de qué depende?

Quien soy
Marie-Ange Demory
@marie-angedemory
Autor y referencias

por Beatriz Spinelli

El parto prematuro, es decir, el que se produce antes de la semana 37 de gestación, es una de las complicaciones más graves que se pueden presentar en el embarazo y puede poner en grave peligro la salud del bebé. Parto prematuro no implica detalles riesgos para la madre, mientras que puede conducir a riesgos para el feto en relación con el período de gestación, en particular cuando este último menos de 34 semanas; viceversa, el parto después de la semana 36 se considera seguro para el feto siempre que su desarrollo sea regular y no existan otras patologías concomitantes.


LEA TAMBIÉN: Predecir nacimiento prematuro


Sin embargo, es uno una patología real que afecta al 5-10% de las mujeres embarazadas y se asocia a una alta mortalidad infantil, basta pensar que alrededor del 75% de las muertes perinatales se dan en bebés prematuros. Pero incluso en aquellos que sobreviven, las consecuencias clínicas pueden ser muy graves: lal síndrome de dificultad respiratoria es quizás la más grave y se produce por el desarrollo incompleto de los pulmones. Otras consecuencias pueden ser: hemorragia cerebral, enterocolitis necrosante, displasia broncopulmonar, infecciones del conducto arterial. A largo plazo, los riesgos más temidos de la prematuridad son la parálisis cerebral, el retraso mental con problemas de aprendizaje, la retinopatía y los déficit neurosensoriales (sordera, ceguera).

Las causas del parto prematuro no siempre son bien identificables pero parece que puede depender de condiciones particulares de salud de la futura madre, de factores atribuibles a embarazos anteriores o de factores directamente relacionados con el embarazo en curso (LEY). Aquí están los diferentes factores de riesgo en detalle:

Factores de riesgo maternos:

      Edad menor de 18 años o mayor de 40;
    *
      · primiparità;
    *
      · Peso antes del embarazo inferior a 50 kg;
    *
      Bajo aumento de peso;
    *
      · humo;
    *
      Consumo de drogas y alcohol (LEY)
    *
      atención prenatal deficiente;
    *
      Actividad laboral pesada o estresante;
    *
      Estrés psicológico (LEYES);
    *
      · Bajo nivel socioeconómico;
    *
      · anemia;
    *
      Enfermedades agudas o crónicas


LEA TAMBIÉN: Parto prematuro y síndrome de dificultad respiratoria


  Factores de riesgo obstétricos:

· Aborto previo en el segundo trimestre;

parto prematuro previo;

Pérdida de sangre previa;

Anomalías cervicales o uterinas (fibromas, malformaciones).

 





Factores de riesgo atribuibles al embarazo en curso:

· Embarazo gemelar;

·         gestosi;

· Malformaciones fetales;

· Retraso en el crecimiento fetal;

· Pérdida de sangre;

Infecciones del tracto genital;

· Inicio de las contracciones uterinas.

En la gran mayoría de los casos, el parto prematuro se asocia con la ruptura prematura de membranas (LEY) y/o infecciones del cuello uterino o de la vagina. Esto ocurre porque el paso de bacterias o virus (especialmente neisseria gonorrea, estreptococo ß hemolítico, vaginosis bacteriana, micoplasma-ureaplasma, clamidia tracomatis, anaerobios) más allá de la barrera cervical puede provocar una reacción inflamatoria capaz de provocar rotura de las membranas, dilatación (LEY) contracciones cervicales y uterinas.



La amenaza del trabajo de parto prematuro puede manifestarse con la aparición de cólicos fijos o intermitentes similares al dolor menstrual en la zona suprapúbica o con la propia aparición de contracciones uterinas, dolorosas o no, y por tanto de parto. En estos casos, especialmente si estos síntomas están asociados a la presencia de uno o más factores de riesgo, es necesario acudir al hospital de inmediato. El trabajo de parto prematuro se desarrolla de manera similar a un parto a término: aparecen contracciones uterinas regulares y dolorosas, el cuello uterino cambia y las membranas se rompen. La placenta, es decir, la expulsión de la placenta (LEY), así como el posparto y el puerperio ocurren como en el parto a término.
Hay que decir que el trabajo de parto prematuro puede tener un curso más corto que el trabajo de parto a término y los síntomas que lo preceden pueden ser muy pocos. Sin embargo, es muy difícil distinguir entre la amenaza del trabajo de parto prematuro y el parto prematuro en curso.


LEA TAMBIÉN: Cerclaje del útero y parto prematuro


Puede ocurrir en algunos casos que el parto prematuro sea inducido voluntariamente por razones médicas, en el caso de que las condiciones de salud de la madre o del bebé (o de ambos) estén comprometidas. A través del examen de ultrasonido es posible predecir el riesgo de parto prematuro (LEY); generalmente se aconseja a las mujeres afectadas por este riesgo que permanecer en reposo. En algunos casos se prescriben como medida preventiva. medicamentos tocolíticos que inhiben la actividad contráctil del útero. La medida más efectiva con respecto al resultado de un parto prematuro está relacionada con la administración de cortisona con el objetivo de inducir la maduración pulmonar fetal entre la semana 24 y 34 de gestación: estas terapias junto con el gran avance en la atención neonatal han mejorado significativamente el pronóstico de los bebés prematuros (IR AL FORO)


El foro para bebés prematuros en la comunidad de



Añade un comentario de Riesgo de parto prematuro: ¿de qué depende?
¡Comentario enviado con éxito! Lo revisaremos en las próximas horas.