Rueda hidatiforme, qué es y cómo se trata

Quien soy
Marie-Ange Demory
@marie-angedemory
Autor y referencias
Fuente: Shutterstock

Mola idatiforme

Una embarazo molar, También conocido como rueda hidatiforme, es una complicación rara del embarazo caracterizada por un crecimiento anormal de los trofoblastos. Vamos a ver cómo funciona.





La rueda hidatiforme es una neoplasia de los tejidos gestacionales que afecta particularmente a las vellosidades, es decir los tejidos de sostén del embrión. Cuando surge esta patología, el embrión casi siempre está ausente. El término "Idatiforme" deriva de "hydatid", que significa "quistes llenos de agua". Otros términos utilizados para describir un embarazo molar son "mola vesicular" y "patología trofoblástica gestacional".

Hay dos tipos de embarazos molares:

  • mola completa: cuando el bebé no se desarrolla, la placenta se implanta y crecen muchos quistes pequeños, como sacos llenos de líquido
  • rueda parcial: cuando el bebé comienza a desarrollarse, pero no puede sobrevivir y, a menudo, se absorbe entre las vesículas que continúan desarrollándose

Causas de la rueda hidatiforme

Un embarazo molar es causado por un huevo fertilización anormal y anomalías cromosómicas. En cualquier caso, la mola hidatiforme puede considerarse un “aborto retenido” porque el embarazo no es vital pero no se ha expulsado el producto de la concepción.



Lea también: Aborto tubárico

Incidencia

La mola hidatiforme afecta principalmente a mujeres muy jóvenes, con unamenores de 17 años, o en edad fértil avanzada (treinta y cuarenta años) pero es una enfermedad que se puede curar. En este caso no compromete la fertilidad y no aumenta la incidencia de anomalías congénitas. En los Estados Unidos, la investigación ha demostrado que la mola hidatiforme afecta a una de cada 2000 mujeres embarazadas, mientras que en los países asiáticos la frecuencia de casos es de 1 en 200. Las razones de esto aún se desconocen. Hay que decir que más del 80% de las molas hidatiformes son de naturaleza benigno y tiende a retroceder espontáneamente.



Sin embargo, en un 15-20% de los casos la enfermedad puede persistir y en un 2-3%, es decir 1 caso de 25000-45000 embarazos, le sigue un coriocarcinoma, un tipo de tumor maligno altamente invasivo que generalmente también causa metástasis.

vario factores están asociados con el embarazo molar, incluyendo:

  • Edad materna: Un embarazo molar es más probable en mujeres mayores de 35 años o menores de 20 años.
  • Molar antes del embarazo: diente si una mujer ya ha sido afectada por esta patología la probabilidad de que vuelva a aparecer en un nuevo embarazo es del 1%. Un embarazo molar recurrente ocurre, en promedio, en 1 de cada 100 mujeres.

Síntomas de la mola hidatiforme

Un embarazo molar puede parecer inicialmente un embarazo normal: la manifestación de la enfermedad generalmente ocurre dentro de las 10 a 16 semanas posteriores a la concepción, a través de un rápido aumento en el tamaño del útero que a menudo es más grande de lo esperado para el período gestacional estimado.

I los síntomas generalmente son:

  • Sangrado vaginal de color marrón oscuro a rojo brillante durante el primer trimestre
  • Náuseas y vómitos severos
  • Presión o dolor pélvico
  • Crecimiento uterino rápido: el útero es demasiado grande para la etapa del embarazo
  • Hipertensión
  • La preeclampsia
  • Quistes en los ovarios
  • Anemia
  • Glándula tiroides hiperactiva (hipertiroidismo)
  • Ausencia del embrión,
  • Falta de movimiento embrionario si el embrión está presente.

Entre los complicaciones de la enfermedad puede haber

  • septicemia,
  • infección intrauterina,
  • tosiemia,
  • en los casos más graves el coriocarcinoma maligno que puede diseminarse rápidamente a través de los sistemas venoso y linfático dando lugar a metástasis.

Es posible hacer uno diagnóstico de la enfermedad a través de una ecografía pélvica que, sin embargo, no siempre es infalible. La confirmación del diagnóstico sólo es posible mediante un examen histológico.

tratamiento

En los casos en que el lunar retrocede espontáneamente, el médico suele prescribir al paciente un anticonceptivo oral que debe tomarse durante seis meses, a menos que esté contraindicado. Si por el contrario la muela no retrocede es necesario retirarla mediante una intervención de histerosucción que consiste en vaciar el útero mediante la aspiración instrumental del material molar.

Luego se administra oxitocina a la mujer y se realiza una revisión de la cavidad del útero a través del legrado.

En los casos más graves, se puede recurrir ahisterectomía, es decir la extirpación del útero, pero antes de proceder con esta operación se evalúan varios factores entre ellos la edad de la mujer y sus planes de posibles futuros embarazos, esto se debe a que con la extirpación del útero la mujer queda estéril. A través del examen de beta-HCG es posible saber si la patología persiste a pesar de la implementación de estas medidas. Si la patología no remite puede ser en presencia de una mola invasora o de un coriocarcinoma que requiera tratamiento quimioterápico.

rueda hidatiforme, riesgos

El pronóstico de la masa maligna, en ausencia de una terapia adecuada, es muy malo, con mortalidad muy alto. Si empiezas un terapia las posibilidades de supervivencia agresivas son mucho mayores.

La terapia del coriocarcinoma es uno de los campos en los que la administración de fármacos anticancerosos tiene más éxito; de hecho, el coriocarcinoma puede considerarse el primer tumor maligno curable con solo tratamiento de quimioterapia. El tumor se clasifica como metastásico o no metastásico. Si la enfermedad no hace metástasis, el tratamiento de quimioterapia suele realizarse a través de un solo fármaco y las posibilidades de recuperación alcanzan el 100%.

Il coriocarcinoma metastásico en cambio, requiere un tratamiento más agresivo que se obtiene a través de la interacción de diferentes fármacos de quimioterapia en relación con la gravedad de la enfermedad. También en este caso el pronóstico no es necesariamente negativo, de hecho si se instaura a tiempo una terapia adecuada, el porcentaje de curación de los pacientes considerados de alto riesgo, es decir, aquellos con mayor probabilidad de desarrollar metástasis, es del 60-80. %

Audio vídeo Rueda hidatiforme, qué es y cómo se trata
Añade un comentario de Rueda hidatiforme, qué es y cómo se trata
¡Comentario enviado con éxito! Lo revisaremos en las próximas horas.