Ser padres y no entrar en crisis de pareja

Quien soy
Marie-Ange Demory
@marie-angedemory
Autor y referencias

Entrar en crisis después de un hijo

Aunque te hayas preparado leyendo libros, asistiendo a cursos, pidiendo información a quienes ya han vivido esta experiencia, el nacimiento de un hijo es una experiencia "sorprendente" y "sobrecogedora" que pone en jaque el bienestar de los pareja de nuevos padres. .





En la transición de "dos" a "tres" la relación de pareja es para el cambio, los equilibrios y los acuerdos bien establecidos flaquearán y la familia se verá obligada a buscar otros más adecuados a la nueva situación que se ha presentado. La mejor manera de prepararse para lo que está por venir es saber lo que se avecina.


¿Tu pareja está en crisis? Estos son los signos

¿Cómo entender si la pareja está viviendo un momento de crisis?



Cambios en los hábitos de sueño

Un primer cambio evidente, pero no menos dramático, es que con el nacimiento de un hijo, ya no sois sólo una pareja: ahora sois padres (¡irreversiblemente!). Para empezar, desde el momento en que el pequeño pone un pie dentro de casa, alterará sus hábitos diarios, empezando por el ritmo de sueño-vigilia. Puede ocurrir que en los primeros meses de vida de tu bebé tengas que hacer frente a no poder Dormir lo suficiente. Hay niños que inmediatamente parecen entender que el sueño nocturno de mamá y papá es algo que se debe respetar y pasan la mayor parte de la noche durmiendo plácidamente. Pero puede ocurrir que tu hijo sea uno de esos niños que duerme muy poco, sobre todo por la noche.



La falta de sueño puede hacer que ambos padres se sientan particularmente irritables y que les resulte difícil hacer frente a las tareas de la vida diaria (ir al trabajo, hacer las tareas del hogar, etc.), ya que están demasiado cansados ​​o no pueden concentrarse. Entonces, la sensación de no tener suficiente tiempo para dedicarse al trabajo (en casa o fuera), a ti mismo, a tu pareja.

celos

La llegada de un bebé puede dar lugar a celos inesperados. A veces el nuevo padre tiene sentimientos de celos hacia el pequeño porque éste parece absorber todas las energías físicas y mentales de su pareja; puede sentirse excluido y poco considerado en esta nueva situación familiar, en la que le parece que toda la atención es para el recién llegado y sólo le quedan las migajas. O puede sentir celos de su madre, quien suele tener el privilegio de poder pasar más tiempo con el bebé y cuidarlo mejor. Es importante saber que la presencia de estos sentimientos no sólo es frecuente sino completamente fisiológico cuando la estructura familiar cambia tan drásticamente.

Cambios físicos después del embarazo

Tampoco es fácil para mamá. adaptar a la nueva situación. Físicamente, todavía no se siente "bien". El embarazo puede haber dejado unos kilitos de más, se pueden ver signos de cansancio en el rostro debido al constante cuidado del bebé y las tomas nocturnas. Es probable que la nueva madre sentirse físicamente poco atractivo. A algunas mujeres les cuesta conciliar el nuevo papel de madre con el de mujer y es frecuente la pérdida de interés por las relaciones sexuales en las primeras semanas de vida del niño, que hay que cuidar para no acabar en la matrimonio blanco clásico.

La rutina familiar está alterada.

Otro elemento destinado a trastornar tu rutina familiar son las incesantes visitas de familiares y amigos que no pueden esperar para felicitarte y conocer al recién nacido. Sin duda es un comportamiento dictado por el cariño hacia ti y hacia el recién nacido, pero a veces para los nuevos padres puede resultar realmente pesado y agotador enfrentarse incluso a la tarea de recibir y entretener a muchas personas a la vez. en los que solo atender las necesidades diarias parece algo fuera de su alcance.

Lea también: Ella quiere segundo hijo y él no

Diversidad de puntos de vista

Eventualmente, puede darse cuenta de que usted y su pareja tienen algunos diferentes ideas sobre cómo se debe criar a un recién nacidoPor ejemplo, puede encontrar que uno de ustedes cree que es correcto intervenir de inmediato tan pronto como el bebé muestre signos de malestar, mientras que el otro cree que es mejor dejarlo llorar un poco antes de intervenir. Entonces puede surgir las discusiones sobre temas nunca se sintieron como un problema antes, p.ej. sobre los que trabajan más o tienen más responsabilidades en casa. No pase por alto estos signos de incomodidad; si no se abordan, estos problemas pueden tener influencias muy negativas en el bienestar de su pareja. Cuando te des cuenta de que algo anda mal, siéntate y habla de ello.

¿Cómo cambia la vida de una pareja después de un hijo?

En definitiva, sin duda el nacimiento del ansiado bebé varón trae mucha alegría y emoción, pero también un montón de miedos, cansancios, incomprensiones que muchas veces pueden socavar la estabilidad incluso de la pareja más fuerte. No cabe duda que la vida cambia y que los días cambian porque es normal que de repente todo gire en torno al niño y sus necesidades.

Cómo resolver problemas de pareja después del nacimiento de un hijo

  • Comunicación entre ustedes es la mejor manera de desahogarse y evitar discusiones. Puede ocurrir que los nuevos padres estén tan implicados en el cuidado del pequeño que se “olviden” de encontrar tiempo para comunicarse entre ellos. En un momento tan estresante, puede suceder que las pequeñas 'molestias' se conviertan en grandes problemas para la pareja si no se toman el tiempo para hablar de ellas abiertamente.
  • Sobre todo traten de ser claros entre ustedes, no des nada por sentado. El cambio que ha tenido lugar en tu vida es tal que no necesariamente ves las cosas desde el mismo punto de vista. P.ej. para el nuevo padre puede parecer obvio que al estar fuera la mayor parte del día, sea la madre la que brinde todos los cuidados necesarios al bebé, incluso cuando él está en casa. Por el contrario, la madre podría experimentar esta actitud como una señal de desinterés por ella y por los del niño y como un sentimiento de 'abandono' en el momento en que siente que tiene mayor necesidad de apoyo.
  • Evite las generalizacioneslos. Decir "siempre llegas tarde" no ayuda a tu pareja a entender lo que realmente te molesta. Una frase como “Me gustaría que pienses en hacer la cena mientras me relajo tomando un baño caliente” al menos una vez a la semana podría ser más útil si eso es lo que quieres. Además, en el primer caso, la frase suena mucho más a una crítica, a un ataque personal, en el segundo se hace explícita una petición muy concreta y es poco probable que la persona a la que va dirigida se sienta ofendida.
  • No use las discusiones actuales como una excusa para desenterrar viejos asti. Recordar el comportamiento de una pareja que nos hizo sufrir en el pasado es inútil en este momento (más que para saciar nuestra sed de venganza). Ahora, por nuestro bienestar y el de nuestro hijo, necesitamos arremangarnos y encontrar juntos soluciones a las dificultades que nos aquejan.
  • Busque el momento adecuado para comunicarse. Comunicar, como hemos dicho, es fundamental. Sin embargo, es necesario encontrar un momento en el que exista la necesaria tranquilidad para poder escucharse unos a otros y discutir. Es inútil y frustrante iniciar una discusión mientras el pequeño llora desesperado porque tiene hambre, dolor de estómago, o mientras uno de ustedes tiene prisa por salir porque tiene una cita. Plan en lugar de tomarse un tiempo para hablar después de acostar al bebé. Ser sincero, pero trate de minimizar; recuerda que el cansancio puede llevarte a percibir mayores dificultades de las que realmente son y sobre todo a irritarte más fácilmente. Escuche los motivos y dificultades de su pareja y evite criticar su comportamiento.
  • Una vez que haya dicho lo que tenía en mente, trabajen juntos para encontrar una solución que sea satisfactoria para ambos. Busque compromisos. Por ejemplo, si uno de vosotros pasa una tarde de domingo en el estadio, el otro puede aprovechar una tarde de 'libertad' para ir al cine o cenar con amigos.
  • Divide las tareas: ¿Quién se ocupará del niño, las tareas del hogar, las compras, la preparación de las comidas, etc.? es importante que cada uno de los dos socios sabe lo que se espera de él. De esta forma será más fácil afrontar la rutina diaria sin mal humor y sin despecho.
  • Planee tiempo para pasar juntos. Incluso si ahora son una familia, todavía necesitan pasar tiempo juntos, ustedes dos, para solidificarse como pareja. Dado que sus compromisos han aumentado drásticamente, sería bueno que estos momentos de reunión se programaran con tiempo. Intenta dedicar un día de la semana a los dos (será 'tu' día): deja al bebé con alguien de confianza y sal solo a ir al cine, a cenar o simplemente a dar un paseo. . Si aún no tiene ganas de dejar al bebé con otras personas, planee una cena especial o grabe un video para verlo juntos después de acostar al bebé.
  • Sin embargo, pasen tiempo juntos después de acostar al bebé. Puede suceder que te sientas tan cansado al final del día que tú también estés impaciente por irte a la cama en cuanto tu pequeño haya cerrado los ojos. Sin embargo, hagan un esfuerzo para pasar tiempo juntos (incluso 20 minutos son suficientes), para contarles sobre el día, para "encontrarse", para compartir sus preocupaciones y sus sentimientos. Puede hacer esto, tal vez, mientras ordena la cocina o mientras se prepara para la cama.
  • Hacer algo agradable en familia.. A veces las tareas diarias y el cansancio hacer que pierdas de vista el hecho de que es lindo "ser tres". Si puedes, da paseos o excursiones cortas los fines de semana, ve a visitar exposiciones o museos que te interesen (en los primeros meses de vida de un niño es mucho más sencillo de lo que imaginas o de lo que será más adelante). Si pueden, den un paseo juntos incluso cuando papá llegue a casa del trabajo; disfrutar de estar juntos mientras el pequeño disfruta de sus paseos en cochecito.

Sobre todo, aprovecha cada oportunidad para encontrar dioses. momentos 'agradables': si es posible, a veces nos reunimos en la hora del almuerzo y comemos algo juntos; Disfrute de un juego de cartas o de 10 minutos para leer poemas que le gusten juntos antes de irse a la cama. En un momento en que parecerá que "el tiempo nunca es suficiente" y que siempre hay demasiadas cosas que hacer, estos pocos minutos "robados" para usted serán un regalo precioso para el bienestar de su nueva familia.


Audio vídeo Ser padres y no entrar en crisis de pareja
Añade un comentario de Ser padres y no entrar en crisis de pareja
¡Comentario enviado con éxito! Lo revisaremos en las próximas horas.