Várices y venas varicosas en el embarazo. ¿Qué hacer?

Quien soy
Catherine Le Nevez
@catherinelenevez
Autor y referencias
Fuente: Shutterstock

Venas varicosas en el embarazo

Algunas mujeres embarazadas, especialmente cuando se acerca el momento del parto, pueden notar la Apariencia de venas varicosas que antes no tenían. Estos vasos que son visibles en la superficie también pueden estar ubicados en otros lugares, por ejemplo justo en la vulva, haciéndola irregular, con hinchazones que nunca antes habías sentido, incluso al tacto.





En este articulo

  • Causas de las varices en el embarazo
  • ¿Son peligrosos para el embarazo o para el bebé?
  • ¿Qué se puede hacer para prevenir la aparición de varices?
  • Remedios y tratamientos

Causas de las varices en el embarazo

Durante el embarazo, entre todos los cambios corporales que se producen, la sangre también cambia, tanto en composición como, sobre todo, en volumen. Para permitir que el bebé sea alimentado con el volumen de sangre aumenta precisamente en las venas y arterias del área de la pelvis, en estrecha relación con los de piernas. Esta gran cantidad de sangre a veces puede no ser eliminada rápidamente y por lo tanto estanca algunos vasos.



Hacia el final del embarazo, el útero también es de tal tamaño y peso que comprime venas y arterias, dificultando la libre circulación de la sangre. Finalmente, durante el embarazo, las personas están naturalmente predispuestas a una mayor retención de líquidos, por las mismas razones que se impide la circulación sanguínea. He aquí, por tanto, que la sangre y los líquidos que se estancan pueden dar lugar a la formación de estas várices.

¿Son peligrosos para el embarazo o para el bebé?

No se describen los peligros relacionados con el embarazo en sí, sin embargo, es una condición que debe ser supervisada constantemente por el ginecólogo y, si el volumen o la extensión de estas venas se vuelve muy importante, incluso por un buen angiólogo. El motivo del control está relacionado con la mayor probabilidad de que se desarrollen flebitis superficial o trombosis venosa profunda.



Es un riesgo que ya aumenta durante el embarazo por los cambios físicos y hormonales, más aún si aparecen estas venas. Sin embargo, los ginecólogos suelen prescribir al principio del embarazo. análisis de sangre capaz de dar una indicación mínima del riesgo de que se desarrollen estos problemas.

En cuanto al niño, sin embargo, no se describe ningún caso en la literatura en el que las várices hayan causado problemas. Por lo tanto, puede estar segura de que, aunque haya una ralentización de la circulación sanguínea, el volumen de sangre que produce es suficiente para garantizar el suministro de oxígeno y nutrientes a su bebé.

Lea también: Trastornos en el embarazo

¿Qué se puede hacer para prevenir la aparición de varices?

Desafortunadamente, algunos de nosotros estamos genéticamente predispuestos tener este tipo de problema incluso fuera del embarazo y por lo tanto poco se puede hacer desde el punto de vista de la prevención. En este caso y en todas las demás mujeres que en cambio las ven aparecer en estado de gestación, hay dioses pequeños trucos que pueden ser muy útiles.

  • En primer lugar, se suele decir que tienes que beber mucho, incluso durante el embarazo porque de esta manera el líquido amniótico que contiene al bebé tiene el volumen necesario. Todo esto es ciertamente cierto, pero la cantidad de agua u otros líquidos no debe exceder las necesidades. Me explico: si tu cuerpo necesita dos litros de agua al día y tú ingieres tres, el litro que no necesitas se acumula en los vasos, especialmente en los de los miembros inferiores.
  • Otro consejo se refiere aumento de peso. Es importante aumentar el peso de forma proporcionada y sin excesos, porque un aumento de más de doce kilos en el embarazo provoca un mayor aplastamiento de los vasos y por tanto un enlentecimiento de la circulación con la consiguiente posibilidad de que se desarrollen o empeoren las varices.
  • Una ayuda útil puede ser la medias elásticas porque al comprimir la pierna ayudan a los vasos en la circulación y reabsorción de líquidos.
  • Además, siempre recomiendo hacerlo de vez en cuando. un baño de pies en agua salada no muy caliente, que desinfla los pies y ayuda a solucionar al menos parcialmente el problema de la retención de líquidos.
  • Por último, seguramente la mejor manera de ayudar a la circulación y evitar que pies y piernas se hinchen demasiado es levantarlos Así que incluso por la noche en la cama o en el sofá, intente mantener las piernas con una almohada debajo de los talones y otra debajo de las rodillas.

Remedios y tratamientos

Durante el embarazo no es necesario hacer otro tipo de cirugía para venas varicosas, hay terapias esclerosante realizados por angiólogos que pretenden hacer desaparecer estos evidentes capilares. Sin embargo, estas terapias no se recomiendan durante el embarazo.

Sin embargo, dado que las venas varicosas se pueden controlar de manera no invasiva, a pesar de ser antiestéticas, siempre recomiendo evitar demasiados pensamientos y demasiadas paranoias y experimentar un embarazo. De hecho, suelen desaparecer después del parto. o en todo caso se reducen en cantidad y extensión y en este punto es por tanto posible intervenir, si lo considera necesario, con terapias angiológicas.

Añade un comentario de Várices y venas varicosas en el embarazo. ¿Qué hacer?
¡Comentario enviado con éxito! Lo revisaremos en las próximas horas.