Vientre blando después del parto, así es como deshacerse de él

Quien soy
Philippe Gloaguen
@philippegloaguen
Autor y referencias
Fuente: Shutterstock

Vientre blando después del parto, cómo deshacerse de él

Después del nacimiento del niño, yo tejidos del abdomen están cediendo y relajados. Los músculos y la epidermis han apoyado el crecimiento del útero y el feto durante nueve meses y no se puede esperar que vuelvan a tonificarse en unos pocos días. Según los expertos, es necesario al menos un mes, pero en algunas situaciones lleva más tiempo. Ahí vientre suave después del parto por tanto es normal, pero es bueno intentar, poco a poco, reafirmar los músculos y eliminar el exceso de grasa, por motivos relacionados con la figura pero también con la salud.





En este articulo

  • Causas de un vientre blando después del parto
  • Vientre blando después del parto por diástasis abdominal
  • Buenos hábitos contra una barriga blanda después del parto
  • Combatir un vientre blando después del parto con gimnasia
Lea también: Cómo ponerse en forma después de dar a luz

Causas de un vientre blando después del parto

El peso del útero normalmente, antes de un embarazo, ronda los 100 gramos. Al final de la gestación, este órgano pesa alrededor de un kilo y medio, a lo que hay que sumar unos 3 kilos del peso del recién nacido, la placenta, el líquido amniótico y otras estructuras. Los tejidos abdominales, la epidermis y los músculos se adaptan progresivamente para soportar un peso de más de cinco kilos, aflojándose mes a mes a medida que el feto crece. Además, el peso de todo el cuerpo pesa mucho en la zona del abdomen, fisiológicamente aumentada de peso debido al tejido graso acumulado como reserva. Finalmente, la propia postura de la mujer cambia, debido al peso del vientre y la columna vertebral de la futura madre sufre una curvatura más pronunciada.



Vientre blando después del parto por diástasis abdominal

A esta situación se le suma en ocasiones el problema de la diástasis abdominal, que es la separación de las dos bandas musculares del abdomen, debido al peso del útero. Es una causa frecuente de vientre blando después del parto. Pero vamos en orden. En la parte anterior del abdomen existen dos músculos, el recto abdominal derecho y el recto abdominal izquierdo, que tienen la función de sostener y proteger todos los órganos presentes en el abdomen. Están separados por un tejido fino y elástico, la línea alba. Durante el embarazo, bajo un volumen uterino creciente, los haces de músculos abdominales ceden, se distancian y la línea alba se ensancha. Cuando nace el bebé, los rectos abdominales suelen recuperar su tono inicial a más tardar a los dos meses, pero esto no siempre sucede. En el caso del embarazo gemelar, si la mujer tiene mucho sobrepeso o está sujeta a debilidad muscular, los dos rectos abdominales se debilitan especialmente y luchan por recuperar el tono que tenían antes del parto. Como resultado, permanecen más relajados y el abdomen parece suave. Además, en el ombligo se aprecia una especie de depresión, que corresponde al espacio entre los dos grupos musculares que ya no están tonificados.



Buenos hábitos contra una barriga blanda después del parto

La primera arma para combatir el vientre blando después del parto es el pazienza. Así es. El abdomen necesita al menos un mes para retomar el aspecto que tenía antes, un poco más en el caso de una cesárea, donde hay una herida que necesita cicatrizar.

Aproximadamente una semana después del nacimiento del bebé, el útero se redujo en un 50% también gracias a las contracciones uterinas que aparecen con la lactancia, que ayudan al órgano a recuperar su tamaño original. La piel, sin embargo, sigue siendo suave y flexible. En este caso se puede llevar una faja de ligera contención, especialmente útil en el caso de una cesárea.

La alimentación debe ser completa para asegurar al bebé todos los nutrientes que necesita, pero es bueno reducir azúcares simples, exceso de grasas saturadas, condimentos para ayudar a la desaparición de grasa en la zona abdominal.

Finalmente se necesita un poco de actividad física: bastará con caminar todos los días durante al menos media hora a buen ritmo, con el bebé en silla de ruedas o en portabebés, para quemar calorías y tonificar los músculos del abdomen.

Combatir un vientre blando después del parto con gimnasia

En caso de que el vientre blando después del parto se deba a diástasis abdominal no reingresada, ya no se trata solo de un problema estético, sino también de salud. De hecho, la diástasis abdominal te expone a dolores en el abdomen, las caderas y la espalda, al riesgo de desarrollar una hernia abdominal y obviamente puede empeorar en caso de un segundo embarazo. Por eso es bueno hablar con el ginecólogo, quien puede enmarcar el problema con un examen completo y, si es necesario, con una ecografía del abdomen. En muchos casos, los ejercicios de gimnasia para un vientre blando se pueden usar después del parto. Para saber cuáles son los adecuados hay que consultar al ginecólogo o al fisioterapeuta y en cualquier caso nunca deben realizarse antes de las dos semanas del parto. Aquí hay dos ejemplos. Acostado boca abajo con la espalda pegada al suelo y las piernas flexionadas, inhala profundamente y luego exhala tratando de empujar la barriga hacia adentro. Finalmente, inhala lentamente, relajándote. Se repite 10 veces. El segundo ejercicio se realiza en la misma posición y se exhala intentando empujar la zona lumbar hacia el suelo. Se repite 10 veces. La cirugía de abdominoplastia se usa solo en casos extremos.

Fuentes para este artículo

  • Sección de la web del Ministerio de Sanidad dedicada a los primeros meses tras el parto
  • Sección del sitio web de Humanitas sobre cambios en el útero durante el embarazo
  • Indicaciones de ejercicios gimnásticos después del parto en Aogoi - Asociación de obstetras y ginecólogos hospitalarios el paeseni
Añade un comentario de Vientre blando después del parto, así es como deshacerse de él
¡Comentario enviado con éxito! Lo revisaremos en las próximas horas.