Vitaminas a los recién nacidos, porque se les da D y K.

Quien soy
Marie-Ange Demory
@marie-angedemory
Autor y referencias

quiero vivir asi
con el sol de frente
y feliz cantando
Beatamente…
quiero vivir y disfrutar
el aire de la montaña
porque este encanto
es gratis

Claudio Villa tenía un canto muy bonito sobre la belleza del sol y la naturaleza, la alegría que le provocaba un día de primavera, saltando de flor en flor, y más allá del estribillo "impertinente" estas palabras esconden verdades simples: el sol no sólo te da alegría, pero también bienestar y vitamina D, una de las vitaminas típicas de los recién nacidos.



Así es, nuestro cuerpo no es capaz de producir esta vitamina por sí solo y nuestro estilo de vida actual, muy diferente al de nuestros antepasados ​​que pasaban casi todo el día al aire libre, necesita algunos suplementos en condiciones particulares y desde los primeros meses de vida. Veamos cómo y cuándo dar vitaminas a los bebés.

Los expertos, en este sentido, recomiendan administrar vitamina D al recién nacido dentro de sus primeros 30 días para facilitar el cierre de la fontanela, la absorción de calcio, la osificación y para una buena futura dentición. De hecho, la vitamina D está poco influenciada por los alimentos y, en particular para aquellos nacidos entre otoño e invierno en regiones que no son exactamente soleadas, un suplemento no solo es útil, sino que es muy recomendable al menos hasta el primer año de edad ( Vitamina D generalmente se administra en gotas todos los días). Si el pediatra lo considera necesario, y sólo en casos especiales, se podrá continuar la ingesta hasta el segundo año del niño.

Atención, eso sí, también a los nacidos en los meses de verano: las cremas solares que protegen la piel del bebé evitando las quemaduras solares también bloquean los rayos UVB que, por otro lado, sirven para estimular la producción de vitamina D; en estos casos es importante proporcionar al niño la correcta integración de la vitamina deficiente.



Sin embargo, es recomendable no exceder las cantidades recomendadas por los pediatras: la administración excesiva provoca la llamada intoxicación por vitamina D (estado que también puede afectar a los adultos), causante de la hipervitaminosis D, cuyos principales síntomas son, al menos en al principio, debilidad, náuseas, vómitos. Por lo tanto, es fundamental administrar vitaminas a los recién nacidos en las dosis adecuadas.

Existe otra vitamina vital para el correcto desarrollo de los lactantes, la vitamina K, necesaria para la coagulación de la sangre y para prevenir dos afecciones graves: la "sangrado precoz por deficiencia de vitamina K" y la "enfermedad hemorrágica tardía". En el primer caso es una situación que podría darse inmediatamente después del nacimiento, el segundo podría aparecer entre el segundo y tercer mes.

Durante el embarazo, el recién nacido recibe una pequeña cantidad de vitamina K de la madre, pero después del parto existe el riesgo de un estado de deficiencia de vitamina K y, para evitar situaciones difíciles, se administra a todos los recién nacidos a través de una inyección (y una es suficiente) o mediante un suplemento vitamínico en gotas a administrar todos los días o una vez a la semana, según el fármaco.

Pero, ¿por qué los bebés sufren de deficiencia de vitamina K? Como hemos visto, esta carencia depende tanto de la poca cantidad que pasa por la placenta, como de que la síntesis de esta vitamina se inicia junto con la aparición de la flora bacteriana; un recién nacido, en cambio, tiene un intestino completamente estéril, incapaz de sintetizar esta vitamina.

En general, por lo tanto, es bueno proporcionar un suplemento de vitamina K a todos los recién nacidos para prevenir la enfermedad hemorrágica prematura. Sin embargo, no existe una opinión inequívoca sobre las administraciones posteriores. La orientación de los médicos al respecto está dividida precisamente porque la enfermedad hemorrágica tardía ocurre muy raramente.


Por supuesto, la mencionada profilaxis solo se recomienda para bebés amamantados ya que la leche de fórmula ya contiene cantidades específicas de vitamina K. Sin embargo, al igual que ocurre con la vitamina D, el consumo excesivo de suplementos de vitamina K solo se produce si no se siguen correctamente las instrucciones del pediatra. . Su exceso provoca síntomas similares a los de la ictericia, a saber, piel amarilla y sangrado. Sin embargo, solo sigue a tu pediatra y las vitaminas para recién nacidos solo serán un aliado para la salud.


Añade un comentario de Vitaminas a los recién nacidos, porque se les da D y K.
¡Comentario enviado con éxito! Lo revisaremos en las próximas horas.